Movember Food & Rock 2017 - Primera Jornada

Santander (Palacio de Deportes)

10 de Noviembre, 2017

Diego Bernardo

hace 9 dias

El mes de noviembre vestía de gala el Palacio de Deportes de Santander para celebrar la primera edición del Festival Movember Food & Rock, un nuevo festival en la capital del cantábrico que nace con el objetivo de potenciar el turismo en la ciudad fuera de la temporada de verano. Y a juzgar por la ocupación hotelera de la ciudad del fin de semana, el primer objetivo se cumplió holgadamente.

En las dos jornadas del festival, pasaron por el escenario del Movember, grandes clásicos nacionales del mejor rock, como RAMONCÍN, ROSENDO y LOQUILLO en la primera jornada, y una segunda jornada más heavy con los incombustibles EUROPE o los renovados AVALANCH en su nuevo y sorprendente formato “All Star Band”.

Y por si esto fuera poco, en los exteriores del recinto, también se llenaron de rock y gastronomía con la Food Truck y un escenario por el que pasó una gran variedad de bandas tributo y grupos locales que amenizaron todo el fin de semana mientras las puertas del Palacio de Deportes estaban cerradas.

El encargado de abrir el festival, el viernes por la tarde fue RAMONCÍN, uno de los grandes de la década de los ochenta que no ha perdido fuelle. Tarea difícil la del veterano madrileño, que lleva bastantes años manteniendo una relación de amor-odio con el público rockero.

Aunque el sonido no acompañó (fue mejorando conforme avanzaba el concierto), el músico y su banda, con gran empeño y tesón fue enganchando al público que escalonadamente entraba el recinto y empezaba a calentar motores, pese a la reticencia que en un gran sector de espectadores sigue generando.

Conocido por muchos por cuestiones no meramente musicales, la realidad es que RAMONCÍN nunca ha dejado la música, y eso lo demostró en un concierto cargado de clásicos como “Putney Bridge” con la que abrieron el show o “Estamos desesperados”, “Reina de la noche”, “Como un susurro”, “Déjame” o “Rompes mi corazón”. También hubo tiempo para temas de su último trabajo de estudio, “Cuando el diablo canta”, del que destacamos “10 segundos”, con renovados arreglos.

A punto de cumplir 62 años, y con una gran fuerza sobre el escenario, una gran parte del éxito de su espectáculo se debe a sus compañeros de viaje, La Banda del Diablo, un estupendo combo rockero capaz de llevar a RAMONCÍN a un altísimo nivel musical. Por supuesto, estamos hablando de un artista que sabe manejar los tiempos, incluso cuando el tiempo de actuación no le permite desplegar todo su repertorio. El concierto finalizó, como no podía ser de otra manera con sus más conocidas “Hormigón, mujeres y alcohol” y “Al límite”, que terminaron de despertar al público en una gran comunión final entre el escenario y la platea.

Si el Festival abrió las puertas con todo un clásico, qué decir de ROSENDO, un artista que no necesita ningún tipo de presentaciones. A pesar de ello, y con más de veinte minutos de retraso, el maestro de ceremonias del Festival, otro clásico como es popular locutor de Rock FM El Pirata, nos anunció a uno de los platos fuertes de la noche.

El de Carabanchel apareció sobre las tablas acompañado de sus inseparables Rafa J. Vegas al bajo y Mariano Montero con su batería, siempre ubicada a la izquierda del escenario, para dar la bienvenida a ritmo de “Aguanta el tipo”.

Ya sabemos que ROSENDO no ofrece un espectáculo visual llamativo, por eso hay que cambiar el chip y dedicarnos a disfrutar de una gran parte de la historia del rock estatal desde hace más de 30 años.

La primera parte del concierto estuvo más centrada en sus discos más recientes como “Vergüenza Torera”, con temas como “Cuando” o “Muela la muela” o del último “De escalde y trinchera”, del que nos ofreció “Soy” y “Cúrame de espantos”, intercalados de manera elegante de una propia y personal versión del famoso “No Dudaría” de ANTONIO FLORES.

Pasada esta parte más actual, en la que también se acordó de su “Veo, veo… mamoneo” con “Sufrido”, el de Carabanchel comenzó a rescatar clásicos de su repertorio, con temas como “…Y Dale”, o un coreado tema de “cuando era pequeño”, como él presentó, “Qué desilusión”, de su etapa en LEÑO.

Sin muchos aspavientos pero con mucha comunicación con el público y maestría, ROSENDO dedicó la segunda parte del concierto a ofrecernos clásicos de su carrera que no nos permitieron dejar de cantar ni un solo momento. “Flojos de Pantalón”, uno de sus temas emblemáticos, “Masculino Singular”, algo más moderno pero todo un clásico irrenunciable ya, fueron desfilando sin tregua.

Para el final, nos daba otra patada a la historia del rock, con temazos como “Pan de Higo”, “Agradecido” y “Navegando”, con la que se despidieron y tras la que abandonaron el escenario, para volver, sin mucha demora y despedirse, como no podía ser de otra manera, valga la expresión con “Maneras de vivir”, su auténtico sello de impronta y que levantó a los 3.000 asistentes que ya se reunían en el Palacio.

Con tantos años sobre las tablas, ROSENDO es como el buen vino, que sabe envejecer. El de Carabanchel no baja el listón ni parece acusar los años, al contrario, sigue ganando experiencia y gestionar perfectamente la actuación. El resultado es siempre el mismo, cuando acaba el concierto te das cuenta que acabas de presenciar toda una lección de buen rock.

Tras ROSENDO, y superada ya la media hora de retraso, nos esperaba otro peso pesado, nada más y nada menos, que LOQUILLO, acompañado de una gran banda con la que se ha rodeado para hacerse el rey del escenario.

Es difícil saber cuál era el cabeza de cartel de la primera jornada, y es que ROSENDO y LOQUILLO, cada uno con su manera de entender el rock, son dos figuras imprescindibles de la historia y presente de la música en nuestro país. Ambos cargados de clásicos y con fuerza y energía para seguir ofreciéndonos discos cargados de temazos.

Arrancó el catalán con temas de su último “Viento del este”,  deseando al público “Salud y Rock and roll” o alzando vivas a las Cortes de Cádiz y el Himno de Riego con “A Tono Bravo”, aunque en seguida comenzó su repertorio de temas más clásicos de la época Trogloditas con “Territorios libres” o uno de sus grandes, “El Rompeolas” que cayó muy al principio.

Aunque se sigue echando de menos su época con los Trogloditas, LOQUILLO se ha rodeado de unos músicos (algunos de ellos viejos compañeros como Igor Paskual o Laurent Castagnet) de un altísimo nivel, tanto musical como de saber estar sobre las tablas, y eso engrandece el espectáculo. Cada uno en su puesto, con gran dinamismo.

Sorprendieron versiones como “Rey del Glam” de Alaska y Dinarama, “El hombre de negro”, adaptación del mítico “Men in Black” de Johny Cash o “Mi Calle”, mitico tema de los 60’s de Lone Star . Los temas más recientes se mezclaban con los míticos. En definitiva, un espectáculo que estaba programado para hora y media de actuación, se convirtió en un concierto de más de dos horas para alegría y satisfacción del respetable que no se quedó sin ninguno de sus clásicos.

“El Rompeolas”, “Besos Robados”, “La Mataré”, “Rock n’ Roll actitud”. “El ritmo del garaje”, “Feo, fuerte y formal” o “Quiero un camión” que hizo bailar a todo el público. Tas más de media hora de auténticos clásicos que el público no paró de cantar, bailar y disfrutar, finalmente LOQUILLO y los suyos se despidieron a lo grande como no podía ser de otra manera con su “Cadillac Solitario”.

En definitiva, un concierto épico del veterano catalán, que sigue estando completamente en forma, y muy bien acompañado.

El retraso acumulado, hizo que parte del público diese por concluida la primera jornada tras la actuación de LOQUILLO, y teniendo en cuenta que en una noche de clásico rock estatal (en diferentes versiones), no pegaban mucho los encargados de cerrar la velada, ACHTUNG BABIES, una sorprendente banda de tributo a U2.

Una formación italiana que debe su nombre al séptimo disco de los irlandeses, y que ante la difícil situación de cerrar una primera noche, bien entradas las 2 de la mañana, salió a disfrutar con su banda favorita y a hacernos disfrutar con un repertorio de los grandes clásicos de Bono y compañía.

Con un sonido y una voz muy similares a los propios U2, clásicos como "With Or Without You" , “Bad”, “One”, “Vértigo”, “Ultraviolet” o “Beautiful Day”, marcaron un buen contrapunto diferente para finalizar la primera jornada e ir a descansar satisfechos y a la espera de la segunda jornada que se presentaba con un tinte mucho más heavy.

(Fotografías RAMONCÍN y ROSENDO cedidas por @elreylagarton.com)

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

GLORYHAMMER

13-01-2018, Barcelona (Sala Razzmatazz 2)

SEPTICFLESH + INQUISITION

16-01-2018, Madrid (Sala Caracol)

ARCH ENEMY + WINTERSUN + TRIBULATION + JINJER

20-01-2018, Madrid (Sala La Riviera)

O_R_K + LIZZARD

26-01-2018, Barcelona (Sala Razzmatazz 3)

ACCEPT

26-01-2018, Barcelona (Sala Razzmatazz)

Ver Más »