Inicio > discos > adler: back from the dead

Discos:

adler
Nota:

7/10

Back from the dead


Adler


New Ocean Media
Autor: Salva G.
Fecha: 05-01-2013, 12:26



Tras sucesivas y atentas escuchas, debo admitir que el primer disco de Steven Adler en solitario, con su anterior proyecto, Adler’s Appetite que yo recuerde solo editó unos pocos E.P’s, no resultó todo lo emocionante que me parecía debía ser. Y eso que Jeff Pilson, bajista de Dokken, Foreigner, Dio, Lynch & Pilson, War & Peace y recientemente T&N, en labores de producción y grabando todas las pistas de bajo del disco más algún que otro teclado aquí y allá, además de co-escribir temas con la banda, me daba buenas vibraciones. Pero ni con esas.

No me malinterpretéis. El disco es bueno. Puede que suene demasiado moderno para mi gusto, aunque tras tanta escucha llegué a apreciar ciertos toques aquí y allá setenteros u ochenteros. Sí, me esperaba algo más años ochenta, aunque fueran mediados/finales. Algo más sucio. Tirando hacia el sleaze, algún guitarrazo aquí, una buena melodía allá, una bonita balada, garra, pasión, energía…..

Sí, algo de eso hay, y no, no quería un “Appetite for destruction” a estas alturas. Pero sí una vuelta al sonido sleaze de aquellos. En cambio Adler, la banda, entrega un perfecto disco, moderno, con excelente producción de Pilson y mezclas de Jay Ruston (Anthrax, Stone Sour) pero más cercano a bandas como Duff McKagan’s Loaded, Velvet Revolver o Slash and the Conspirators que a la banda madre de todos ellos: Guns and Roses. Que tampoco hacía falta, me conformaba con algo de los primeros L.A. Guns, Faster Pussycat, Aerosmith, New York Dolls, pero no, prefirieron acercarse a bandas más noventeras que ochenteras, no en sus composiciones, sí en su sonido.

No han querido sonar como Guns and Roses, porque ni lo desean, ni tal vez, y en eso el tiempo me dará la razón, lo necesitan, al menos en estudio, en directo seguro que echan mano de todas aquellas memorables canciones, así que Adler es un grupo al que hay que tomar como si de un nuevo ente se tratase. Así lo haremos.

“Back from the dead”, el disco, es la manera más rápida para ahorrarse el sicólogo, el mejor método para sacar toda la mierda que uno lleva dentro. Una purga del alma. La purga del cuerpo hace años que Steven lleva intentándolo. Parece que al final lo consiguió. Y ahora, sobrio de alcohol y drogas, por fin vuelve al mundo del rock y parece que por la puerta grande.

Nuevo grupo, nuevo disco y gira mundial, como anuncia él mismo en su blog.

“He vuelto de la muerte, no me arrepiento, puedo perdonar, pero no olvidar” canta Jacob Bunton en el tema que abre el disco, imaginamos que en boca de Steven. Sí, cada una de las canciones es un viaje al interior de la mente, todas sirven para exorcizar los demonios de alguien en particular y de todos en general. Con un inicio con pequeños toques country/blues el tema se convierte en una bomba de relojería en cuanto la banda entra a todo tren con Adler marcando el ritmo.

Hasta la final “Dead wrong” tema que habla de la superación personal, algo que Adler conoce muy bien, encontramos pequeños retazos de la vida de los músicos. Una vez amables, como “Waterfall” la balada del disco, que cuenta con el ex Tattoo Rodeo Michael Lord al piano, o “Just don’t ask” que tras un inicio bastante clásico, Malsmteen estaría orgulloso de él, se trona en un bonito y melancólico medio tiempo que cuenta con la guitarra de ni más ni menos que Slash, el verdadero amigo de Adler en G’n’R, junto a Duff. Sin ir más lejos Adler, el grupo abrirán los conciertos de Japón el próximo marzo del grupo de Duff, Loaded. Seguro que veremos a ambos músicos cobre el escenario tocando juntos algún viejo tema de los angelinos.

Steven Adler estuvo en el infierno, y pudo volver para contarlo. A eso le llamo yo ser una estrella del Rock. Es fácil serlo cuando llenas estadios o cuando tus discos están los primeros en las listas de ventas, pero cuando nadie se acuerda de ti por haber caído en un pozo sin fondo, cuando no grabas nada y vives del pasado, incluso apareces en un programa de televisión como si la vida te tratase a patadas después de haber tocado el cielo y mantienes tu aura de estrella, es algo que pocas personas pueden hacer.

El disco contiene potentes trallazos Hard, de excelente factura y perfecta ejecución, además de una producción impecable, como pueden ser “Back from the dead”, o “Own worst enemy” (¿de nuevo Adler en primera persona?), con su aire a Stone Temple Pilots, o “Another versión of the truth” con unos coros melódicos, un marcado riff de guitarra y un sonido de bajo insistente, serán junto a “The one that you hated”, single y video clip del disco, sin duda, los temas más coreados y apreciados por aquellos que tengan oportunidad de ver al grupo en vivo.

Sorprende la voz de Bunton, un torrente, un huracán, en las antípodas de la de Axl, con esto no quiero decir que es ni mejor ni peor, simple y llanamente, diferente. Que cada uno elija la que más le guste.

Sin duda “Good to be bad” sería un excelente ejemplo para comprobar la cantidad pulmonar de este hombre.

Tras un inicio muy Purple, ese añejo sonido de teclado me lo recuerda, la banda, como si de un tsunami se tratase arremete contra sus instrumentos como si de una bomba de neutrones se tratase, todo ello apoyado, reforzado y llevado más allá por el sonido de guitarra de John 5, un sonido como no podía ser de otra forma: espacial. Este sea posiblemente mi tema favorito del disco por todo lo comentado anteriormente más por la ejecución de Bunton a la voz, que en ocasiones parece salir de una oscura y tenebrosa caverna.

Es posible que el disco suene un poco homogéneo en su integridad. Podríamos hablar de él como una gran roca, en vez de un montón de piedras bien diferenciadas, pero no creo que importe mucho eso cuando el acabado tiene una pulcritud apabullante. Seguramente habrá mucha gente que prefiera esa homogeneidad antes que una dispersión que confunda al oyente.

Un primer disco es una carta de presentación, un “aquí estamos” y “esto somos”, es el segundo y el tercero con el que deben consagrarse, tanto como banda, Pilson dejó el bajo a Johnny Martin (ex Chelsea Smiles, ex L.A. Guns versión Traciï) en la aventura de directo y suponemos que en sucesivos discos, como con su sonido, algo que sin duda ya encontraron con este “Back from the dead”. Démosles más tiempo. Tienen imagen, ganas, historia y buenas canciones.

Gustará a los amantes del Hard más moderno y a los viejos seguidores del sleaze y a los que añoran el sonido de los años setenta, muy presente pro cierto en “Your diamonds” y bandas como Journey o Foreigner (¿tendrá algo que ver Pilson en esto?). Sí, aquí hay comida para todos los gustos aunque lo que prima es el Hard Rock robusto.

Track list:

01. Back from the dead
02. Own worst enemy
03. Another version of the truth
04. The one that you hated
05. Good to be bad
06. Just don’t ask
07. Blown away
08. Waterfall
09. Habit
10. Your diamonds
11. Dead wrong

Line up:

- Jacob Bunton: voz, guitarra, mandolin y piano
- Lonny Paul: guitarra y coros
- Jeff Pilson: bajo y coros
- Steven Adler: batería

AGUANTE STEVEN!

Reportar Por: dariouzi 07-01-2013, 05:08

la verdad que me gusto bastante el disco, aunque si, suena demasiado moderno, pero los temas son muy bueno, asi que este disco me da muchas mas ganas que escuchar los nuevo de Aerosmith o KISS.
ROCK!

Nota:

9

Calidad

Reportar Por: truemetalx 08-01-2013, 13:51

De verdad a mi me gusto mucho este trabajo y quizás suene algo moderno pero en el mejor sentido de la palabra y me gusto mas de esta manera ya que no se pusieron a querer sonar como un nuevo Appetite.. Me alegra ver como este sr a logrado salir adelante con su música y espero que sus trabajos venideros sean igual o mejores que este.

Nota: Los comentarios escritos en mayúsculas o tipo SMS, los que contengan excesivas faltas ortográficas, y los ofensivos contra el resto de lectores o redactores de este medio, serán eliminados.