Inicio > discos > dokken: greatest hits

Discos:

Dokken_2010
Nota:

7/10

Greatest hits


Dokken


Cleopatra Records
Autor: Salva G.
Fecha: 20-07-2010, 15:04



Mientras esperamos la reunión de Don Dokken con sus miembros más conocidos, Don, George, Mick y Jeff, en un estudio y en una gira en toda regla, el bueno de Don saca al mercado un nuevo disco de la banda para hacer la espera algo más amena.

No podemos llamar de otra forma la edición de un disco en el cual las canciones, excepto dos en su versión americana y cuatro en su versión japonesa, son grandes éxitos del grupo regrabados para la ocasión, como hicieran hace unos años Kiss.

Esto no pone en duda ni arremete en ningún momento sobre la calidad del mismo. Mi queja no es otra que no había necesidad de revisionar canciones tan grabadas a fuego en nuestro subconsciente como las que aquí aparecen, aunque si Don tiene un aprobado, algo que su compinche George no consiguió, es por haber mantenido el sonido de los temas como en sus versiones originales de época. Descontando obviamente el hecho de que la voz de Don ya no es la misma que antaño ¿o sí y no queremos darnos cuenta?. Sigue manteniendo ese tono nasal tan típico y reconocible, pero en muchos de los temas o bien tuvo que bajar el tono (ejemplo: “Just got lucky”) o bien sus alaridos hacen sufrir al oyente, temiendo que la se rompa para siempre su voz (ejemplo: “Tooth and nail”).

Todo el que me conoce sabe que amo a esta banda. En general y en particular a todos sus miembros (en breve tendréis una reseña del nuevo, instrumental y extraño disco de Lynch), posiblemente sean mi grupo favorito. No sabría muy bien explicar el porqué, ni creo que deba hacerlo, así que es posible que mis palabras lleven a la confusión a más de uno. Mis sentimientos como fan se entrechocan con mis sentimientos de crítico, si que es tengo alguno de ellos, puesto que ni soy fan, por suerte veo más allá de un palmo de mis narices cuando escucho música, ni soy crítico. Pero intentaré sacar algo en claro de este disco.

Diez temas componen el grueso del mismo. Diez temas clásicos de la banda Dokken. Cierto es que podrían haber elegido otros, incluso podrían, como L.A. Guns regrabar un disco completo, por ejemplo “Unchain the night” o “Tooth and nail”, pero prefirieron hacer unos cuantos temas representativos del grupo. Y ciertamente, no les quedaron nada mal.

Algo que no se puede decir de las versiones que hizo George Lynch con su banda hace unos años, las cuales perdieron toda la esencia de la banda original.

Don está cantando más fuerte que nunca, llevando al límite su voz, al menos en estos dos últimos discos, el más que aprobado “Lightning strikes again” de 2008 y este “Greatest hits”.

En una primera escucha gusta. Sobre todo por lo comentado anteriormente, el espíritu de las canciones originales se mantiene intacto. Y eso es una cosa que se agradece. Y aunque Don no tenga ya su mejor voz, se ve que ofrece todo lo que lleva dentro.

Otro cantar son las guitarras. Jon sigue clavando los solos de George uno tras otro. Ya lo hacía en vivo, pero lo vuelve a hacer en estudio.

Mick y Sean, el nuevo bajista del grupo venido directamente de Great White mantiene el pulso acelerado. Seguramente los cambios más apreciables se produzcan en el sonido de bajo, mucho más saturado en algunos temas que el que tocaba Jeff y evidentemente Mick toca ahora con mucha más calidad que antaño. Su pegada es contundente e incluso se permite alguna floritura rítmica de tanto en tanto, cuando hace unos años era como una máquina de ritmo.

El grueso de las versiones se las lleva “Tooth and nail” y “Unchain the night”, quedando sólo “Breaking the chains” (¿alguien recuerda aquel divertido video de la banda con George y su pinta de Limahl, Jeff aporreando su bajo y Don con su camiseta de gondolero?) del álbum homónimo y “Dream warriors” de su exitoso “Back for the attack”, aunque como le gusta decir a Don en vio, apareció en la banda sonora de Pesadilla en Elm Street”. Personalmente hubiera escogido otros temas antes que éste, sobre todo viendo el resultado final, pero de primeras no es que sea mi tema preferido del disco original. El single “Burning like a flame”, “Kiss of death” o “Heavent sent” podrían haber sido una elección mejor.

Es cierto que Jeff era un pilar básico para Don en cuanto a coros se refiere, muy al estilo Michael Anthony David Lee Roth en mis añorados Van Halen, pero Mick se defiende él solito en esta nueva etapa. Como muestra de ello escuchar “It’s not love” donde su áspera y ronca voz contrasta ala perfección con la de Don y aparta de un plumazo los bonitos coros de su versión original que compartía toda la banda.

Uno tras otra caen temas que podríamos decir nos pertenecen. Como bien dijo una vez Yosi, líder de Los Suaves: “las canciones son de aquellos que las cantan” y puedo asegurar que canté estas canciones tantas veces en mi vida que me podrían pagar a mí directamente los derechos de autor.

“Alone again” posee una batería algo más alejada del primer plano
que la versión original, aunque sigue sonando deliciosa. Incluso puede llegar a sonar mejor, puesto que la tristeza del tema se yuxtapone con la fuerza y rotura de la voz de Don.

“Almost over” y “Magic man”, los dos nuevos temas compuestos para la ocasión dejan un buen sabor de boca, aunque el primero de ellos tenga demasiado parecido estilístico al último disco de la banda “Lightning strikes again” y para nada hubiera quedado mal en dicho disco. El segundo ya es otra cosa. Sobre un potente y rápido sonido de batería, constante en todo el tema, Jon Levin se inventa un riff inicial que te hace saltar del sofá, que muy hábilmente retoma al final de cada estribillo del tema.

En parte es una pena que el próximo año, imagino que cuando Dokken, la banda esté libre y Geroge Lynch acabe su gira de Lynch Mob, se vuelvan a juntar para una probable gira y un nuevo disco, ya que los dos nuevos temas que aquí aparecen demuestran la calidad de los músicos involucrados en ella.

Por cierto, aún no llegué a descifrar quién es el bajista que interpreta las dos versiones ajenas en el disco y es que en nuestra edición japonesa su nombre está, obviamente, en japonés. Así que si alguien lo sabe, que sea tan amable de comunicármelo.

Dichos temas “Bus stop” y “Lies” demuestran por una parte que Don es un enamorado del buen pop y de las bandas de los sesenta con las que creció y por otro, la buena voz que siempre tuvo Mick Brown, al echarse encima las voces de “Lies” con una nota alta.

Recordar también que junto a Don en las labores de mezcla se encuentran sus dos viejos amigos, Wyn Davis y Michael Wagener. Y por supuesto el disco fue grabado en los Total Access Recording Studios de Redondo Beach a escasos kilómetros de la vivienda de Don.

En definitiva, un disco que gustará a los fans, que posiblemente atraiga a nuevos y que aunque no superará nunca a las versiones originales de los temas, su frescura y su sonido actual en cuanto al tipo de grabación se entiende, haga que lo pinchemos más veces que nuestros viejos y deteriorados vinilos de los ochenta.


Track list:

01. Just got lucky
02. Breaking the chains
03. Into the fire
04. The hunter
05. In my dreams
06. It’s not love
07. Alone again
08. Dream warriors
09. Uncían the night
10. Tooth and nail
11. It’s almost over [nuevo tema]
12. Magic man [nuevo tema]
13. Bus stop [The Hollies cover] (japan bonus track)
14. Lies [The Knicerbockers cover] (japan bonus track)

Line up:

Don Dokken : voz
Jon Levin : guitarra y coros
Sean McNabb : bajo y coros
Mick Brown : batería y voz en “Lies”

Dokken es un clásico!

Reportar Por: Claudio 21-07-2010, 21:54

Dokken es una banda emblemática de los años '80, sus primeros discos son un deleite y no tiene que envidiarle nada a los más pintados y sobrevalorados artistas del rock pesado.

Jon Levin es un gran guitarrista, su trabajo en 'Lightning strikes again' es de primera, una pena que no haya recibido la difusión que se merecía. Don debería meditar bien el regreso de Lynch, guitarrista cuyos últimos trabajos no me convencen para nada!

Nota:

6

Muy muy justito

Reportar Por: ark2 22-07-2010, 06:30

Dokken siempre ha sido una banda mítica con muchos temazos en su haber, pese a que sus discos, sobre todo de los 90 en adelante son algo irregulares.

Lo que sí está claro es que pese al buen hacer de la banda, Don Dokken ya no llega a los tonos que llegaba en su juventud y que le cuesta mucho entonar como debe. Por eso, regrabar antiguos éxitos sin la calidad de aquellos en lugar de grabar un disco nuevo más acorde con las nuevas condiciones de su cantante, me parece un auténtico error.

No sé el redactor que problema tendrá con los viejos vinilos de sonido gastado, pero para mí nunca serán sustituidos por este remake de asilo, pese al gran respeto que siento por los grandes de los 80.

Nota: Los comentarios escritos en mayúsculas o tipo SMS, los que contengan excesivas faltas ortográficas, y los ofensivos contra el resto de lectores o redactores de este medio, serán eliminados.