Cinderella + Stormzone

Madrid (La Riviera)

9 de Junio, 2010

Salva G.

hace 9 años
Earls Court 1975 o Knebworth 1979, California Jam 1974, Monsters of Rock 1980, Rock in Rio 1984, Moscow Peace Festival 1989. Hay fechas que se mantienen grabadas a fuego en la historia mundial de la música. Y creo que en nuestra propia historia, la de éste país, el pasado nueve de julio quedará grabado también en fuego.

La primera actuación de CINDERELLA en nuestro país, después de cancelarse una gira que les iba a traer a España, a causa de una maldita guerra, despertó un interés general en toda la península. Gente de Valencia, Granada, Bilbao, Barcelona, Madrid o Sevilla movieron su culo hasta la coqueta sala La Riviera para asistir a un evento que se recordará tanto o más que las fechas que abren esta crónica.

CINDERELLA llegó desde Nashville, aunque la banda tuvo su base en Philadelphia a mediados de los años ochenta y hasta finales de los noventa (su primer disco de estudio data de 1986 y su última obra de 1994), para demostrar que la fama que les precede es bien cierta. Se palpaba en el ambiente la tensión, el nerviosismo, las ganas de ver a las huestes de Tom Keifer eran en definitiva, muchas. Y aunque no hubo sold out, sí que la sala registró una decente entrada. Estoy convencido de que con los años, aquellos que no fueron se arrepentirán toda su vida.

Cinderella Cinderella

Sobre el escenario, cuando el reloj marcaba las 21.45, fueron saliendo a escena los cuatro miembros originales del grupo, aunque Fred Coury no grabase ni el primer ni el último disco de estudio de la banda, es miembro original por derecho propio; fue el primero en aparecer tras su kit de batería. Instantes después, un irreconocible Eric Brittingham al bajo, Jeff LaBar a la guitarra, Tom Keifer a la voz y guitarra y Gary Corbett a los teclados, apoyando la labor del grupo y reforzando el sonido del mismo.

Acabada la "Intro" comienzan los primeros acordes de "Second wind", extraño tema para dar comienzo a un concierto y más teniendo en cuenta la posición en la que aparecía en el disco, último tema de la cara A del  "Long cold winter", el disco más bluessy del grupo, pero que para nada hizo que nuestra ilusión decayera en ningún momento. Casualmente, ése fue el disco del que la banda echo mano más a menudo. Pero lo que venía después fue pura diversión, pura fiesta y puro rock and roll.

Cinderella Cinderella

"Push, push" desató los ánimos del respetable, algo que con "Second wind" no habían conseguido, lo lograron con su segundo tema. A partir de aquí, uno tras otro fueron cayendo auténticos clásicos del grupo. Por supuesto, cada uno de los asistentes tiene su tema favorito, y por supuesto, éste no sonó, o sí, en mi caso fue que no, "One for rock and roll" es difícil que la toquen, aunque no imposible, pero todos disfrutamos de cada uno de los temas que la banda iba interpretando.

A Tom se veía cansado. Cierto es que estaba dando el 100 % de sus posibilidades, pero el público supo estar en todo momento al lado del grupo primero y de él después. Coreamos CINDERELLA y Tom infinidad de veces. Así como el típico "Oé, oé, oé" que hizo las delicias del grupo, sobre todo de un Jeff saturado de sí mismo. La banda que empezó como Glam Metal, se decantó hacia el Hard Rock, coqueteó con el Blues y el Country y acabó de nuevo en el Hard Rock, estuvo a la altura de las circunstancias.

No creo que ninguno de los asistentes saliera decepcionado. Es posible que la decepción viniera dada por la duración del evento, setenta minutos de reloj, con idas y venidas del grupo al camerino para realizar un único bis, el tiempo perdido entre tema y tema y los instantes en que no había música y sí gritos por parte del público.

Cinderella Cinderella

La voz de Keifer se mantiene en buena forma. Ese cruce entre Bon Scott, Steven Tyler y Janis Joplin mantuvo el tipo. Ya lo decían en su página web en un escueto, pero fantástico mensaje, la voz de Tom estaba mejor que nunca, ahora sólo queda rezar para que su persona, siga manteniendo la forma física y no caiga en ningún tipo de adicción.

Resaltaría la interpretación de "Night songs", tema con el que conocimos a la banda. Más que nada por ser el tema que abría su primer y rockero disco. La cadencia rítmica del tema y el slide de Tom con la guitarra caldeó más el ambiente, si ello era posible. Pero aún tenían ases en la manga para mostrarnos. Aunque muchos de ellos estuvieran en las mangas de Tom. La interpretación a capella  de "Bad seamstress blues" a la postre introducción de "Fallin' apart at the seams" me dejó sin habla. Perdió todo su sonido blues, no sonó la slide característica, pero demostró el estado de forma de Tom.

La emoción llegó de la mano de "Heartbreak station", con Jeff a la acústica y Tom llevándonos al cielo, así mismo Fred  abandonó su batería para pasar a hacer coros, por supuesto con la participación del público, hicieron que todos quisiéramos coger ese último tren. Tenía a alguien junto a mí, rondaba la segunda o tercera fila, centrado con el escenario, una posición inmejorable, teniendo en cuenta la hora en que accedí a la sala, que se pasó gran parte del tema gritando: "Voy a llorar, voy a llorar!!!", sobran las palabras.

Cinderella Cinderella

Es una pena que sólo interpretasen dos temas de aquel fantástico "Heartbreak station", no ya mi favorito, si no canciones de la talla de "The more things change" o "Sick for the cure". La emoción continuó a flor de piel con el siguiente tema: "Coming home". La pasión se desató con esas Twin guitars del centro del tema, interpretadas por Tom y Jeff de forma magistral. La slide volvió a sonar en "Shelter me". Y el saxo, por parte de Tom de nuevo. Aunque lo vi algo nervioso con él, sonó perfecto.

Puede que "Nobody's fool" sonase por debajo del nivel del resto de temas, pero Tom estaba al límite de sus posibilidades, como ya comenté anteriormente. Y personalmente, se lo perdono. "Gypsy road", tema que conoce hasta mi sobrina Mónica, con sus "casi" diecisiete años, nos llevaba al final del concierto. Una hora de emoción, pasión, rock, diversión y buena música.

Hermanamiento entre banda y público como pocas veces se había visto en este país. Seguro que en breve les tendremos de vuelta en una gira de al menos tres fechas. En el instante en que los roadies, que por cierto, el de guitarra estuvo tocando la acústica en uno de los temas (Nobody' s fool), pusieron el piano en el centro del escenario sabíamos que "Don't know what you got ('til it's gone)" estaba a punto de sonar. Y así fue.

Cinderella

La balada del grupo por antonomasia, el clásico que MTV estuvo pasando a todas horas del día en 1988 y parte de 1989, por ello llegó hasta el puesto doce en las listas de éxito, dejó sin voz a más de uno de los presentes, sobre todo féminas; comentar que durante este tema LaBar apareció con la camiseta de la selección española.

"Shake me" cerraba una noche inolvidable en un frío Madrid, sobre todo para la época en que estábamos, aunque habíamos dejado atrás una lluviosa Barcelona, extraño también para las fechas en las que nos encontrábamos. Ahora sólo quedaba comentar la jugada con los amigos, los de aquí, los de allí y los de cualquier sitio, tanto da, cenar algo y de vuelta al hotel, que aunque fueran cerca de las dos de la mañana cuando lo hacíamos, y mi AVE saliera a las ocho en punto de la mañana, no pasó nada. Esa noche dormí poco. La emoción me embargaba y aún a día de hoy, me pellizco de tanto en tanto para comprobar que una vez en mi vida vi a CINDERELLA.

Cinderella

No quisiera acabar mi crónica sin una pequeña mención para STORMZONE, la banda que abrió la noche. Formados en 2004 y con dos discos editados: "Caught in the act" (2007) y su más reciente obra: "Death dfealer" (2010), tienen en su cantante, John (Harv) Harbinson su máxima baza. Él es el auténtico estandarte de la añorada NWOBHM. Lleva muchos años en esto. Bandas como Sweet Savage, No sweat o Fastway están asociadas a algún miembro de Stormzone en algún momento de su historia.

Aunque su primer álbum estuvo más orientado hacia el AOR, sobre todo por el sonido de teclado que tenían muchas de sus canciones, en este nuevo disco el sonido es puro y duro NWOBHM. Y de éste disco fueron la mayoría de temas que la banda interpreto. Cinco de siete.

Stormzone Stormzone

Aunque personalmente creo que dichos temas son algo largos, la banda conectó con un público, que aunque no estaba para nada que no fuera Cinderella, sí que prestó atención a la banda, más que nada porque todos los allí presentes, estaban para pasárselo bien. Nada ni nadie estropearía la fantástica noche que nos esperaba. Los norirlandeses muy cercanos a Queensryche sobre todo en la voz de John en algunos momentos hicieron lo que estuvo en sus manos, tenían un sonido pésimo y una luminotecnia peor, para salir airosos del trance. Y creo que lo consiguieron.

Al menos me gustaron más que la última vez que los vi, primero abriendo para George Lynch, y luego siendo el grupo de apoyo del propio Lynch. Ésta vez reforzaban su sonido con un segundo guitarra y a fe que se notó. Temas como "The memory never dies", "Death dealer" un cruce entre Iron Maiden y Queensryche, el medio tiempo "Wasted lives", la tópica y típica "Stand up and fight", más que nada por su letra y la épica "The legend carrier on", que cerró un concierto de unos 45 minutos, resultó suficiente para comprobar el estado actual del combo.

Stormzone Stormzone

Antes de acabar con esto, me gustaría saludar a mis compañeros de viaje, a todos, los que estuvieron a mi lado y los que no, a mis compadres del Foro, las chicas de Bilbao, a los de Valencia, aunque no pudiera verles pero sí oírles, al de Sevilla, y a mi mujer, que no por ausente, dejó de estar presente. Tuvo vía sms un detallado diario de ruta de mi corto, pero intenso viaje a la capital. Como dijo Uzzi el día después: "estoy hecho mierda, pero feliz".

Y para despedirnos nada mejor que un extracto de mi tema favorito de Cinderella, "One for Rock and Roll", toda una declaración de principios por parte de la banda, que hago extensible a mí mismo:

"Now, I don't need to worry 'bout tomorrow Ain't anticipating what's to come and I don't nedd to worry 'bout the things I have not done Long as I got Rock and roll I'm forever Young"                


Line Up:
Tom Keifer – voz, guitarra, saxo, piano
Jeff LaBar – guitarra
Eric Brittingham – bajo y coros
Fred Coury – batería y coros
Gary Corbett – teclado
 


Set List:
- Second wind
- Push, push
- Somebody sabe me
- The last mile
- Night songs
- Bad seamstress Blues
- Fallin' apart at the seams
- Heartbreak station
- Coming home
- Shelter me
- Nobody's foll
- Gypsy road
Encore:
- Don't know what you got ('til it's gone)
- Shake me

1 comentarios

#1

darioUzi

hace 9 años

Recien veo la critica y concuerdo totalmente en que fue EL concierto del año! Aunque OJO! falta Cathedral jajaja!!! Abrazos!

Valorar
Responder
Karma:  0

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

SKINDRED

14-12-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

Ver Más »