Judas Priest + Motörhead + Saxon

Pavelló Olímpic de Badalona

2 de Agosto, 2011

Salva G.

hace 8 años
Si el pasado 27 de julio la rama más suave del Rock tuvo su bautismo con la actuación de Bon Jovi, anoche en Badalona la rama más dura del Rock, el llamado Heavy Metal, tuvo un inmejorable bautismo de fuego para con las nuevas generaciones. No creo que hubiera alguien anoche con savia nueva en su cuerpo que saliera defraudado del recinto.



Por supuesto, los que ya habíamos visto a dichas bandas en el viejo pabellón de deportes en la década de los ochenta nos resultó algo menos espectacular e impactante, somos menos impresionables hoy día, incluso por momentos resultó agobiante debido a la mala organización del evento, y es que para conseguir algo de bebida debías hacer casi una hora de cola para ello, bueno, en realidad, dos colas, aunque gracias a mi mujer que fue quien las hizo yo no me perdí ni un instante del concierto, también largas colas para acceder a los lavabos y un calor infernal que en algunos momentos de la noche se hizo insoportable, pero musicalmente hablando las tres bandas estuvieran a la altura de las circunstancias, sobre todo un Rob Halford absolutamente espectacular en su puesto de Metal God.



Malos ratos aparte, de los cuales tenemos todo el derecho de quejarnos aquí, debemos admitir que el Heavy Metal está más vivo que nunca, tanto por parte de los músicos que lo ejecutan, como por parte de las nuevas generaciones que se vuelcan con él, por mucho que el nombre de ésta gira quiera darnos a entender lo contario. Sí, lo sé, las tres bandas ya están pensando más en su retiro que en un nuevo disco, pero creo que cuando estas no estén entre nosotros, ya sea porque dejen de grabar, girar o de existir, habrá otras que ocuparán su trono. Es bien cierto que en el mundo la gente necesita ídolos a quién venerar.

"Epitaph" es simplemente el final de las giras mundiales de Judas Priest, pero para nada su muerte. Es cierto que Halford estuvo a la altura, pero le cuesta estarlo, así que la decisión de centrarse en los festivales veraniegos a partir del próximo año, es más que loable y desde aquí apoyamos su decisión, aunque también le animamos, después de haber podido disfrutar de un inicio de "Diamonds and ruts" en formato acústico, a que salga de gira en ese formato junto a sus compañeros, en pequeños recintos, todavía tiene voz para eso y mucho más.

Pero no adelantemos acontecimientos.

Antes del bautismo de JUDAS PRIEST, aparecieron en escena, con un cuarto de hora de retaso sobre el horario previsto, SAXON, los de Byford, a quien se pudo ver durante el concierto de Judas Priest momentos después de su actuación, en la zona de la mesa de sonido disfrutando como un fan más de los de Birmingham.



Aunque actualmente solo queden él y Paul Quinn, quien se pudo ver instantes antes de que abrieran las puertas del recinto firmando discos y haciéndose fotos con la gente que hacía cola ante el pabellón, está claro que lo que cuenta aquí son los temas que interpretan.

Doug Scarrat a la guitarra, Nibbs Carter al bajo y Nigel Glockler de vuelta otra vez desde hace unos años al seno del grupo a la batería, acompañan a los dos únicos supervivientes de la formación original del grupo, Byford y Quinn en esta etapa, que en breve, noviembre será el mes elegido, volverá a nuestro país, como aventuró el propio Biff al final de su set. Éste comenzó con una intro algo extensa que hizo más pesada si cabe la espera, tras su finalización, la banda atacó con el tema que abre su nuevo disco, "Call to arms": "Hammer of the gods".



Al final del concierto llegarían a interpretar cuatro temas de ése disco, lo que acabaría perjudicando a la lista de temas clásicos que la banda dejó de tocar, caso de "(747) strangers in the night", "Power and the glory", "Rock 'n' Roll gypsy", "Denim and leather" o "Machine gun" por poner unos pocos ejemplos. Sí que sonaron otras como "Heavy Metal thunder" o una sorpresa como "Never surrender", pero sin duda una justita hora de actuación no le hizo ningún bien a una banda tan clásica, y con una discografía tan extensa, casi una veintena de álbumes ya, claro que de las tres bandas que anoche estuvieron sobre el escenario, Saxon, irónicamente, es la más joven. Hubieran necesitado media hora más para poder ofrecer un auténtico show. Esperaremos para ello a noviembre.



La fiesta final llegó con los cuatro últimos temas de la noche. Tras una tranquila "Call to arms", que en vivo pierde todo su parecido con Led Zeppelin, hasta Quinn saca una doble mástil y todo, cayeron una coreadísima "Crusader" del disco de mismo título, "Strong arm of the law", donde Nibbs tuvo su momento, tanto musical, el inicio del tema corresponde al bajista, como personal, acabó enfundado en una camiseta del Futbol Club Barcelona, el clásico "Princess of the night" y el tema básico y clásico de la banda como es "Wheels of steel", del disco de mismo nombre editado en 1980, año clave en el devenir del Metal. No olvidemos que ese año si Saxon editaban el amado "Wheels of steel", Motorhead hacía lo propio con "Ace of spades" y Judas Priest "British steel", grandes tiempos.

Una lástima que la banda, tal vez por falta de tiempo, tal vez por alguna causa que no llegamos a comprender, deje fuera de su set diez de sus discos, los que van desde aquel menospreciado "Innocence is no excuse" de 1985, a "Lionheart" de 2004. Extraño sin duda.



Tras media hora de espera mientras los roadies cambiaban el backline, incluyendo la batería de Nigel por la de Mikkey y aun con mi mujer haciendo cola para conseguir algo de bebida, habiéndose perdido ya los tres últimos temas de Saxon, aparecieron en escena MOTÖRHEAD, una banda que toca Rock and Roll como bien dice Lemmy su líder antes de cada actuación del grupo a modo de presentación del mismo.

Estos sí que salieron a darlo todo. A explotar su catálogo de temas clásicos. Aunque fue muy parecido al concierto que pudimos disfrutar a finales del pasado año, el estar sobre el escenario una hora y poco, hizo que los de Lemmy salieran a por todas y pateasen culos como nunca lo habían hecho. Corto, directo, intenso y clásico.

Siempre fui de la opinión que o los amas o los odias, y visto lo visto, creo que todos los allí presentes los amamos.

El inicio del concierto tuvo sus sombras, debido en parte al sonido de guitarra de Phil, quien no conseguía hacerla sonar bien, incluso cuando se la cambiaron, los problemas persistían. No fue hasta la tercera canción, cuando éste consiguió arreglar todos los problemas que parece ser venían de un cable en mal estado.

Empezar con "Iron fist" y "Stay clean" es toda una declaración de principios por parte de la banda, aunque seguidamente interpreten un tema de su último y recomendable disco "The world is yours", al fin y al cabo es el que están vendiendo y maldita sea, esos temas suenan como si fueran clásicos de toda la vida en la carrera del grupo.



Personalmente disfruto con "Going to Brazil" un tema con una base absolutamente rock and roll en el término más básico de la palabra, si Chuck Berry lo hubiera compuesto probablemente estaríamos hablando de un tema a la altura de "Roll over Beethoven", "Maybellene", "Johnny B. Goode" o "Sweet Little sixteen".

La recta final del show, que empezó probablemente con "Going to Brazil", tema que Lemmy dedicó en brasileño/portugués a todos aquellos nativos del país suramericano que estuvieran anoche viéndoles, le siguió un triunvirato triunfal como son "Killed by death", la clásica "Ace of spades" y la final y extensa "Overkill". Por suerte ya nadie usa el viejo humo seco que no dejaba ver nada y ahora solo debemos preocuparnos por las potentes luces blancas que acompañan al tema y que al igual que la familia Simpson nos producen ataques epilépticos por fotosensibilidad.



Tras media hora de espera, y tras sonar por el P.A del recinto la clásica y mastodóntica "War pigs" de sus vecinos Black Sabbath, se apagaban las luces del pabellón y con el telón de "Epitaph" ocultando el escenario iluminado por unos potentes focos rojos laterales, veíamos como la banda iba tomando posición sobre el mismo, mientras sonaba "Battle hymn" a todo volumen.



Tras la caída del telón que ocultaba a los músicos y el escenario, se pudo ver otro telón, esta vez en el fondo, donde la banda nos daba la bienvenida a la casa del Metal Británico (Welcome to the home of British steel), en alusión clara a su viejo clásico "British steel", con unas fábricas de las cuales sus chimeneas echaban fuego. De ahí el inicio con "Rapid fire" y "Meatl gods", los dos temas que abrían aquel lejano y clásico disco.



A partir de aquí y solo en ocasiones muy contadas en las que el público retomó sus asientos, nos mantuvimos en pie para recibir el bautismo de los sacerdotes de Judas, puños en alto y agitando nuestras melenas, bueno esto último aquel que aún disfrute de ellas. Uno tras otro fueron cayendo temas de cada uno de sus discos, exceptuando obviamente los dos en los que cantó Owens, claro, unos más acertados que otros, pero siempre con un punto de clásico a su favor.



Por ejemplo yo hubiera elegido "Sinner" de "Sin after sin" en lugar de "Starbreaker", o incluso "Dissident agressor", aunque esta última tras la versión de Slayer nunca fue la misma, pero no tengo nada en contra de la ejecución de "Starbreaker" y menos después de su escucha, al fin y al cabo "Sin after sin" fue mi primer disco de Judas Priest y le tengo un cariño especial a todos sus temas, sobre todo, como muchos anoche a "Diamond and ruts", tema que en su inicio, como ya comenté anteriormente sonó en formato acústico gentileza del "nuevo" Richie Faulkner, que dicho sea de paso, si Ozzy Osbourne se quedase de nuevo sin guitarra, pongamos que Gus G. se larga y que Wylde no quiere volver por sus problemas de salud, bien podría Faulkner entrar en la banda, su parecido con el gran Randy Rhoads es tal que pasaría desapercibido sobre el escenario.



Tema tras tema Halford se cambiaba de chaqueta, camisa o lo que hiciera falta, adoptando diferentes personalidades, todas ellas manteniendo una relación con los temas.

Así le pudimos ver de verdugo en "Painkiller" de monje en "Prophecy", de duro motero en "Hell bent for leather" e incluso en algunos momentos, con esos modelitos de chaquetas con los que aparecía, de auténtica locaza. Se dio unos bailes sobre una de las tarimas que estaban justo entre Scott, para que seguramente alguien desde detrás del escenario le hiciera unas fotos, que ni el mismísimo Raphael.



Sí, la verdad es que no pasa nada, hoy día tras su salida del armario y estando en la posición en que se encuentra, tanto su estatus profesional, nadie se ríe de su carrera, así como del personal, parece que desde aquel día su vida cambió por completo, puede hacer lo que le venga en gana, es muy libre de hacerlo, pero nosotros también lo somos de explicarlo. ¡Si hasta enviaba besos a las primeras filas!

En fin, anécdotas aparte, hay que reconocer que a día de hoy posiblemente como decían muchos de los asistentes al concierto, Halford tenga la mejor voz de los últimos años y nosotros pudimos disfrutar de ella.



Lo de anoche no fue solo un show de Heavy Metal, fue una auténtica clase de música dura impartida probablemente por el mejor profesor que podamos tener: Rob Halford. Y es que antes de cada canción, justo cuando aparecía en el telón de fondo la portada del disco al que pertenecía el tema que iban a interpretar, el mismísimo Halford comentaba alguna pequeña anécdota sobre él, haciéndonos más sabios con ello.



El concierto estuvo lleno de momentos brillantes. Posiblemente el mejor, como siempre, fuera cuando Halford hizo su aparición a lomos de la Harley Davidson para la interpretación de "Hell bent for leather", pero también hubo otros momentos dignos de mención. Tales como la interpretación, magistral de "Victim of changes" que además llenó el local de lasers de colores, el karaoke gigante que supuso la interpretación de "Breaking the law", Halford no cantó ni una palabra, tan solo presentó el tema al grito de: "Breaking the What?", como siempre hizo, o la final "Living after midnight", aunque en realidad nuestros relojes marcasen casi la una de la mañana, una hora antes y hubiera resultado toda una premonición.



En definitiva, una gran noche de auténtico Heavy Metal, inglés, por supuesto, que sedujo a las nuevas generaciones, satisfizo a las no tan nuevas, y asombró, por la voz de Halford más que nada, a los más viejos del lugar.

Fotos: Mónica Garganté

Set list Saxon:
- Hammer of the gods
- Heavy Metal thunder
- Never surrender
- Chasing the bullet
- Motorcycle man
- Back in '79
- Demon Sweeny Todd + solo batería
- Call to arms
- Crusader
- Strong arm of the law
- Princess of the night
- Wheels of steel

Set list Motorhead:
- Iron fist
- Stay clean
- Get back in line
- Metropolis
- Over the top
- One night stand
- I know how to die
- The chase is better tan the catch
- In the name of tragedy + solo batería
- Going to Brazil
- Killed by death
- Ace of spades
- Overkill



Set list Judas Priest:
- Rapid fire
- Metal gods
- Heading out the highway
- Judas rising
- Starbreaker
- Victim of changes
- Never stisfied
- Diamond and ruts
- Dawn of creation (sample)
- Prophecy
- Night crawler
- Turbo lover
- Beyond the realms of death
- The sentinel
- Blood red skies
- The green manalishi (with the two-proged crown)
- Breaking the law
- Painkiller+ intro batería
Encore
- The hellion (sample)
- Electric eye
Encore
- Hell bent for leather
- You've got another thing comin'
- Living after midnight

7 comentarios

#1
Reportado

Aleix

hace 8 años

Estuve allí, solo con 16 años i disfruté como nunca. De Saxon me gustó la actividad y el headbanging de su bajista, de Motörhead, como no, el mejor solo de batería de la noche y que he escuchado nunca, y de Judas Priest... Fue épìco cuando el telón cayó, empezando Rapid Fire, y me levanté de la silla con The green Manalishi Un conciertazo!

Valorar
Responder
Karma:  0
#2

Javi Cerdanyola

hace 7 años

La verdad que fue un conciertazo tremendo, he visto a Judas mas de 7 veces, y vi a Rob Halford en plena forma, el sonido bastante bueno, Saxon muy bien, y Motorhead igual, lo peor la organizacion, tenia que darle verguenza al fulano que monto las barras del pabellon el descontrol que habia, mas de una hora pa pillar los tikes, y luego otro tanto para cojerla, a unos precios de oro, ya esta bien de que se rian de nosotros en los conciertos los golfos estos, cualquier dia se lia gorda, lo dicho cociertazo de 10, organizacion 0

Valorar
Responder
Karma:  0
#3

MarkoEnConciertos

hace 7 años

Un gran conciertaZo que dieron los JUDAS. Fue lo más, para nunca olvidarse. Y los temas que se tocaron fueron de lo mejor. Por Siempre JUDAS PRIEST.

Valorar
Responder
Karma:  0
#4

acdsa

hace 7 años

A mis 12 años de edad he tenido la suerte de disfrutar del mejor concierto de Heavy Metal del año!!!

Valorar
Responder
Karma:  0
#5

Jordi-666

hace 7 años

Cabe decir, que la raiz del problema de la guitarra de phil "motorhead", fue un pisotón al cable durante una canción, que probablemente desgarró el cable. Igualmente, impresionantes, TODOS! A mis 19 años, tras 6 años de escuchando metal, 5 conociendo judas y repitiendo en saxon despues de verlos en el Metalway de Zaragoza 2009. Un sueño hehco realidad, tras levantarse a las 5 de la mañana y pensar, <> para cojer un avion de Menorca-Barcelona a las 6 de la mañana, y regresar al dia siguiente con el primer vuelo a las 7 de la mañana, sin dormir, despues del mejor concierto de heavy metal de toda mi vida de lejos!! \m/

Valorar
Responder
Karma:  0
#6

ember

hace 7 años

para los de la vieja escuela como yo,tengo 46,no se notaron los años,tocaron como sienpre,como en el 81,los años no pasan en valde pero,los grandes grupos,son eso.grandes grupos

Valorar
Responder
Karma:  0
#7

Oscar

hace 7 años

Verga que tipo de conciertos hay alla la neta aqui en mexico nada de eso por lo que aprocecho cuando viene alguna banda chingona pra ir a desmadrar en el mosh

Valorar
Responder
Karma:  0

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALICE COOPER + BLACK STONE CHERRY

07-09-2019, Madrid (Palacio Vistalegre)

CHROME DIVISION + CROSSPLANE + VIRGINIA HILL

10-09-2019, Madrid (Sala Caracol)

OVERKILL + DESTRUCTION + FLOTSAM AND JETSAM

13-09-2019, Madrid (Sala La Riviera)

THE NEW ROSES

04-10-2019, Madrid (Sala Nazca)

BETWEEN THE BURIED AND ME

04-10-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

Ver Más »