Guitar Universe European Tour 2012

Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

22 de Octubre, 2012

Salva G.

hace 6 años
Parece ser que el hecho de que Marty Friedman haya pertenecido a Cacophony por un lado y a Megadeth por otro, siendo el guitarrista de estos últimos en su época dorada de los años noventa, no fue suficiente reclamo para la asistencia de público anoche en la grande de Salamandra. Ni siquiera el hecho de que venía acompañado de otros dos guitarristas de gran nivel, como son el israelí Yossi Sassi (Orphaned Land) y el francés Stéphan Forté (Adagio) o las buenas críticas que cosechó su anterior visita en mayo de del pasado año 2011.

Pero ni el escaso público pudo con el ánimo de los músicos. Stéphan Forté el primero, muy poca gente había en el local, Yossi Sassi el segundo, el público era algo más numeroso y gracias al ánimo de Yossi vibró más que con Forté, mucho más estático en escena y por último Friedman, que salió como un vendaval a escena y casi sin pausa entre tema y tema nos dejó a todos noqueados.



Era una noche especial para los amantes de la guitarra, Aquellos que siguen a Vai y Satriani por poner dos rápidos y claros ejemplos. Y si los del primero se aburren con sus últimas producciones, que entren en el universo Friedman y volverán a disfrutar como si del primer día se tratase, y de los segundos, si piensan que su ídolo se durmió en los laureles, lo mismo les digo.

Marty suena explosivo. Duro. Cortante. Mágico. Vibrante. Emotivo. Rápido. Por supuesto. Y aunque sus solos son dignos de ver y oír, es cuando sus potentes riffs hacen acto de presencia donde sus fans en particular y el público en general (¿serían los mismos anoche?: seguro) disfruta más de él, dejándose arrastrar y practicando un headbanging que con Vai y Satriani hace tiempo que no se puede hacer.




Probar con "Tsume tsume tsume", roza el thrash metal, si es que la definición de éste es: ritmo rápido y agresivo. O "Elixir". Más de lo mismo. Casualmente interpretadas una tras otra anoche sobre el escenario.

Si a todo esto añadimos un batería, de nombre Mitsuru Fujisawa (Omega Dripp), apodado Chargeeeee que ofrecía más espectáculo tras su pequeño pero poderoso kit que el mismísimo Marty y su rizada cabellera, estamos delante de unos de los mejores shows de un guitarra que se puede ver a día de hoy.

Marty estuvo arropado por el anteriormente mencionado batería nipón, fan a muerte de Mötley Crüe y su "Too fast for love" que ya acompañaba a Marty en su anterior visita, físicamente muy parecido a un joven Michael Monroe, el increíble (así lo definió Yossi) guitarra Ben Azar y Uri Shamir al bajo, a la postre bajista y batería del proyecto en solitario de Yossi Sassi para su primer disco en solitario, el mismo que presentaba anoche, tras su ¿salida? de los progresivos Orphaned Land.



Por descontado Marty acapara toda la atención de los presentes. Bueno, él personalmente y sus púas. El público estaba como loco por hacerse con una de las que tiró, e incluso con las que tenía en el micrófono. Y eso que las vendían en el puesto de merchandise. Pero para nada de forma egocéntrica. Dejaba mucho espacio para que Ben se luciera incluso tuvo su momento en su solo de guitarra en el centro del escenario antes de la interpretación de "Novocaine kiss". Y por supuesto las famosas twin guitars las ejecutaban a la perfección ambos músicos.

Con diez discos de estudio en solitario a sus espaldas, desde que en 1988 grabara "Dragon's kiss" hasta "Tokyo Jukebox 2", su particular tributo metálico a temas japoneses de pop y rock, que ya hiciera en 2009 con su antecesor "Tokyo jukebox" es material suficiente para que Martyn ofrezca un repaso por él, aunque casualmente del último disco no interpretó nada.

Sí que lo hizo de la primera incursión en la música japonesa, con la anteriormente citada "Tsume tsume tsume", la más melódica "Yuki no hana" o la rítmica, gracias al oxigenado y teñido batería japonés, "Kaeritakunattayo".

Por cierto, sé la razón de que Mustaine echara a Marty de Megadeth tras diez años de amistad y trabajo. Sus botas. Eran más acordes con una banda como Kiss que una del estilo de Megadeth. Vale es una mala broma, pero si alguien las vio anoche seguro que pensó lo mismo que yo.



Durante la final final "Thunder march" apareció en escena Yossi para acompañar a Marty con su guitarra, siendo éste el tema más coreado de la noche. Anteriormente había tocado Stéphan Forté junto a Marty si no recuerdo mal "Time to say goodbye". Tras cinco horas dentro de Salamandra, una mudanza matinal y el estómago vacío, es posible que mi neurona estuviera tumbada a la bartola y no retenía mucho la información. Concretamente estaba procesando el hecho de que debía salir corriendo de la sala para poder llegar al último metro, puesto que éste sale a las 12.00 horas, del final de línea, ya que el maldito ayuntamiento solo ofrece la posibilidad de salir en esta patética ciudad los sábados por la noche, cuando el horario del metro es ininterrumpido haciendo que en él sólo viajen borrachos. Espero que algún día se alargue el horario durante toda la semana en una hora, y el transporte metropolitano cierre a la 1.00 de la mañana, algo que sin dua ofrecerá la posibilidad de que la ciudad pueda salir más, no sólo a conciertos, sino también a teatros, cines, espectáculos varios o incluso simplemente a cenar, sin necesidad de gastarse un dineral en taxi, algo que mal que me pese, tuvo que cavar haciendo, ya que mi metro pasó minutos antes de llegar un servidor a la estación.

Marty habló poco. Para presentar alguna que otra canción, como la tranquila "Ballad of the Barbie bandit" que precedió a la tormenta de "Tsume tsume tsume" y "Elixir", para darnos las gracias a los presentes, y para presentar a sus músicos israelís, bajo y guitarra, y japonés, batería, pero diablos, su guitarra habla por él. Y lo sabe. Y lo sabemos. Y es lo que esperamos.



El de Maryland, afincado desde hace años en Shinjuku, Japón, disfrutó tanto o más que los allí presentes. Demostró técnica, indudablemente, pasión, potencia y sus grandes dotes de composición. "Forbidden city" es un gran ejemplo de ello. Tiene un inicio sutil. Melódico. Pero esconde mucho más en ella a mitad de tema. Potencia. Y por supuesto, velocidad en sus solos.

Sí, anoche los guitarras que asistieran al concierto disfrutarían, pero también aprenderían de un maestro como Marty Friedman que no tiene nada que envidiar a otros guitar hero más conocidos por el gran público.

Algo que no son tampoco ni Stéphan Forté que abrió la noche junto a su vieja banda, dos de sus integrantes pertenecen a Adagio, su banda madre, para presentar su nuevo y conceptual disco en solitario: "The shadows compenium", además de otros temas.

Su sonido se ve reforzado por Kevin Codfert tras sus teclados, incluso al más puro estilo Yngwie, ambos ofrecen sus particulares duelos de guitarra / teclado. Sí, Blackmore y Lord también lo hacían, pero no con un sonido tan neoclásico como Yngwie y el mayor de los hermanos Johansson.

Su presencia estática en escena restó puntos a su actuación, pero sólo visualmente, ya que musicalmente no hay nada que objetarle. En su escasa media hora demostró habilidades, maneras y buenas composiciones.



Tras él, era el turno de Yossi Sassi y su sonido con grandes influencias de su país. Algo por cierto que no pudimos apreciar en Forté. Presentaba su primer disco en solitario "Melting clocks", álbum conceptual compuesto por doce temas, que bien podrían ser las doce horas del reloj, ya que éste según el propio Sassi trata sobre el concepto del tiempo, un simple día de tu vida, y lo que decides hacer con él, sabiendo que cada día es uno menos.

Aunque se aprecian pequeños matices de Joe Satriani en algunos pasajes de ciertos temas, "Drive" es el mejor ejemplo de ello, su parecido con "Flying in a blue dream" es incontestable, n también es de juzgado comentar que la fusión musical entre este y oeste u oriente y occidente mejor dicho, es bastante palpable en el sonido del músico, alejándolo de cualquier otro guitarrista.

Para muestra un botón: su instrumento musical, híbrido entre un bouzouki y una guitarra eléctrica convencional.



Yossi consiguió que el público vibrara con su música. Tanto en los temas cantados como en los instrumentales. Con él se oyeron las primeras palmas, los primeros aplausos sinceros y algún que otro grito.

En definitiva, una gran noche de guitarras, sinfónicas, neo clásicas, metálicas, progresivas y melódicas que pusieron los ojos como platos a los asistentes, para no perderse detalle del trabajo de sus héroes, y que a los no iniciados con la guitarra, como a un humilde servidor, disfrutó igual o más que los posibles futuros maestros que había en la sala, de unas buenas composiciones, una mejor interpretación, y una excelente puesta en escena.

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

NERVOSA

28-07-2019, Barcelona (Sala Bóveda)

ROSE TATTOO + THE WILD!

07-08-2019, Madrid (Sala Mon)

THE WILD

08-08-2019, Zaragoza (Sala Utopía)

ROSE TATTOO + THE WILD!

09-08-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

ALICE COOPER + BLACK STONE CHERRY

07-09-2019, Madrid (Palacio Vistalegre)

CHROME DIVISION + CROSSPLANE + VIRGINIA HILL

10-09-2019, Madrid (Sala Caracol)

Ver Más »