Joe Satriani

Barcelona (Sala Barts)

14 de Julio, 2014

Salva G.

hace 5 años
El Profesor volvía de nuevo a nuestro país y no había motivo para perdérselo. Con una inmejorable entrada, que no lleno absoluto, la reconvertida sala Barts, antiguo Studio 54, vibró con la propuesta del neoyorkino: virtuosismo guitarrero llevado a la máxima potencia.

En su defensa debemos admitir que su amor por la melodía, consigue que sus instrumentales sean coreados sin descanso por un público ávido de experiencias sensoriales superlativas. "Unstoppable momentum (Epic Records, 2013)" es la razón de su actual gira, y viendo el listado de temas interpretados es más que evidente, un total de ocho sonaron anoche en una sala Barts completamente rendida a los pies del Maestro desde el minuto uno.



Joe Satriani abrió la noche con la dinámica "Jumpin in" de su última obra y viendo el escenario con la perspectiva que da estar en uno de los pequeños palcos del primer piso de la sala, enseguida vemos que la estrella es Satriani. Un único foco blanco le ilumina durante todo el concierto, dejando a sus compañeros de meros acompañantes y solo iluminados cuando entraban en el haz de luz que envolvía a Joe, a excepción de Keneally y Marco en sus correspondientes solos, de teclado el primero y de batería el segundo.

"Devils slide" nos recordó el porqué Satriani es quién es: experimenta disco tras disco, y posiblemente sea "Engines of creation (Epic Records, 2000)" el disco más experimental de su carrera, acercándose a los sonidos electrónicos y tecnos, que en vivo no se apreciaron por ningún sitio, a excepción de esos ritmos marcados por Marco tras su kit de batería.



La interpretación era sublime, magistral, marcando los finales de las canciones de forma milimétrica, y alargándolos en casi todas las ocasiones, creando nuevas canciones en cada uno de los finales, algo que personalmente me saca de quicio, pero que al público en general, y al verdadero fan poco importó, e incluso gustó.

El primer clásico no tardó en caer. "Flying in a blue dream" tiñó el escenario de una tenue luz azulada y supuso el primer tema coreado masivamente por el respetable. Es extraño que habiendo cumplió ya veinticinco años el disco no haya aparecido una versión Deluxe y una gira rememorando tan magno acontecimiento y más siendo una obra maestra como es. En cambio debemos conformarnos con la interpretación del tema que abría el disco como única canción representativa de dicho disco.



Por suerte, todo hay que decirlo, todas sus obras son magníficas, y la última de ellas mucho más, seguro que muchos de sus temas se convertirán en clásicos de directo en sus siguientes giras. No podemos hablar de otra forma de temas como "The weight of the world", "A door into summer", "Shine on american dreamer", uno de los pocos temas presentados por Stariani y que dijo, compuso pensando en la crisis del sueño americano, o la mejor de todas: "Three sheets to the wind" puro divertimento guitarrero.



Durante todo el concierto fueron apareciendo imágenes en un telón al fondo del escenario. Esto sería la gran sorpresa de la noche, no recuerdo haber visto nunca al bueno de Satch con tal invento. En ocasiones escupiendo imágenes acertadas, en otras un poco más dudosas en cuanto a gustos personales se refieren, pero siempre relevantes a la canción interpretada. Sorprendió que durante la energética "Satch boogie" apareciera en la pantalla el viejo video que grabó el músico hace veintisiete años y donde aparece luciendo morena melena.

Destacaría sobre todo la interpretación de "Cryin" que incluyó un pequeño solo de teclado por parte de Keanelly. Sentimiento y fuerza unidos en una única canción.



"Ice 9" fue el primer tema en sonar de su clásico "Surfin with the alien (Relativity Records, 1987)" y el segundo en llevarse la gran ovación de la noche. El primero, recordémoslo fue "Flyin in a blue dream". Y es que descontando su última obra, "Surfin with the alien" es el recurso más utilizado para componer el setlist del concierto: cuatro temas de él suenan en la actual gira del americano.

Satriani presentó "The crush of love", única referencia a "Dreaming #11 (Relativity Records, 1988)", segundo E.P. del músico y único tema en estudio del mismo.



Marco Minnemann tuvo su momento antes de la interpretación de "Time machine" único tema del disco de mismo nombre que sonó anoche en la Barts. Con un solo de batería, fundido con el inicio de la canción, sin muchos artificios, y con un uso extremo de los platos, consiguió que prestara más atención de la debida en estos casos.

Satriani crea melodías inolvidables como si de un cantante se tratara, y posiblemente en eso radique su grandeza. Sus canciones son inolvidables, tarareables y fantásticas, y en vivo es un auténtico espectáculo verle, un virtuoso que consigue hacer parecer que las cosas difíciles parezcan fáciles. Joe está apoyado en todo momento por Mike Neanelly, ya sea con teclados o con su guitarra, y hasta en ocasiones aparece entre ambos una disputa para ver quién es mejor. "Three sheets to t he wind" es una prueba de mis palabras, además de ser el nuevo tema más coreado de la noche, y es que su estructura así lo requiere, con esos pequeños interludios de piano como si de música de circo se tratase.



Cerró la primera parte con dos clásicos: la delicada "Always with me, always with you" y la vibrante y demoniaca "Surfin with the alien" ambos temas del disco de mismo nombre. Un final de fiesta digno de los más grandes. Tras ellos una retirada a camerinos y una rápida vuelta para rematar la faena.

Como viene siendo habitual en las últimas giras, los elegidos eran: "Crowd chant" que por supuesto hizo gala de su título, y la coreada "Summer song", con ese marcado riff sobre el que Joe hace lo que quiere con su Ibanez. Sencillamente magistral. No hay quien pueda con Stach en escena, además su humildad hace de él un músico querido.



Abrió la noche el joven Oli Brown con su banda RavenEye. El trío inglés presentó su hasta hoy único disco de mismo título que el grupo, y desplegó su furioso blues blanco entre una sala medio llena a esas tempranas horas: a las ocho en punto y mientras un servidor aún hacía cola en el puesto de merchandise el rubio cantante y guitarrista aparecía en escena para intentar levantar el ánimo de los presentes.

Temas como "Sticks and stones" o "Run away" sonaron densos y pantanosos, algo que se repitió durante su algo más de media hora de actuación. El gran problema del mismo fue la escasa luz que tuvo, y que convirtió su actuación en unas nubes de luces rojas, azules o lilas que impedían ver a los músicos desde mi posición.

Tenían una difícil papeleta y por los aplausos finales del público debo admitir que cumplieron con su quehacer a la perfección, entretener al respetable antes de la actuación del maestro y Oli, Sam y Kev lo consiguieron.



Set list:
Jumpin in
Devils slide
Flying in a blue dream
Unstoppable momentum
The weight of the world
Ice 9
The crush of love
Ill put a Stone on your cairn
A door into summer
Lies and truths
Satch boogie
Shine on american dreamer
Three sheets to the wind
Cryin
Time machine
Always with me, always with you
Surfing with the alien
Encore:
Crowd chant
Summer song

Line up:
Joe Satriani: guitarra
Marco Minnemann: batería
Bryan Beller: bajo
Mike Keneally: guitarra y teclado

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

SKINDRED

14-12-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

Ver Más »