Graham Bonnet + Rose Avalon

Barcelona (Sala Bikini)

13 de Noviembre, 2014

Salva G.

hace 5 años
Flaco favor se hizo anoche la leyenda viva Graham Bonnet en su tercera y visto lo visto, seguramente, última visita a nuestra ciudad, no tanto para con su carrera pretérita, impoluta a día de hoy (Rainbow, Alcatrazz, M.S.G., Impellitteri o con sus trabajos en solitario amén de infinidad de proyectos de toda índole) si no más con su presente y su futuro más cercano (parece ser que grabará un nuevo álbum en breve) con el concierto ofrecido en la coqueta sala Bikini anoche.

Desde el inicio de la actuación, con esa entrada del guitarra y el batería con una introducción de fondo sonando y los problemas de Conrado con su guitarra, no funcionaba, hasta el final esperpéntico repitiendo el primer tema de la noche, todos y cada uno de los momentos del show fueron ciertamente surrealistas.



El problema con la guitarra se subsanó al instante, y solamente se tuvo que poner de nuevo la cinta con la introducción y listos. Lo que no sabíamos es que tanto los teclados, aquí Bonnet comentó que tenían un teclista invisible en la banda, como gran parte de los coros, sobre todo los que realizaba Beth-Ami, la Alternachicks y Hardly Dangerous (ambas bandas con ex The Pandoras en sus filas), sonaron pregrabados también.

Pero es que además el concierto tuvo una duración ínfima, en realidad tan solo once temas, habiendo repetido el primero y el último, y si contamos que entre tema y tema, Bonnet largaba más que cantaba, estamos posiblemente ante el concierto más corto de mi vida. Vale, las bandas de los sesenta, como The Beatles, a quien Bonnet adora (hasta se atrevió en un momento con uno de sus temas, al menos la primera estrofa), tocaban recitales de ese tiempo, y muchas veces comenzaban y acababan con su tema estrella, con el single del momento, pero aunque Bonnet vivió esa época, no olvidemos que su primer éxito fue con The Marbles en 1968 ahora estamos en 2014 y aquella época ya pasó.



La caída de Bonnet en escena (se tropezó con el cable de guitarra de Pesinato) que acabó con el inglés haciendo reverencias a Beth-Ami quedó como una anécdota más, y al final bastante divertida, cualquiera se puede caer en esta vida, y muy pocos sabrían salir victoriosos de ella, los dos temas nuevos interpretados, uno de ellos dedicado a su difunto hermano, evidentemente en otra tesitura deberíamos de haber estado agradecidos, pero con la infinidad de despropósitos que hubo, este hecho quedó como uno más de ellos y no como una suerte para los asistentes.



Y por supuesto, aunque había comentado en las entrevistas previas al concierto que su set se basaría en temas de Rainbow, cinco o seis, al final solo fueron cinco los interpretados, un poco de Alcatrazz, en este caso solo sonó un único tema y para más despropósito ni de No parole from rock and roll ni de Disturbing the peace, fue de Dangerous games, y varias canciones de su carrera en solitario, aquí solo tocó una, Night games, pensamos que podría ofrecer un repertorio más amplio e interpretar temas de su disco con Michael Schenker, de su trabajo con Impellitteri o alguna sorpresa más. Pero claro, con un set tan corto no hubo tiempo para nada de todo ello.

Además, como remate final, Bonnet, tras el único bis de la noche, una rápida Lost in Hollywood, retomó el escenario para interpretar de nuevo All night long, alargada en su inicio hasta el aburrimiento por parte del cantante, simplemente porque su batería, Justin Lack, llevaba con ellos tres días y no se sabía más material de la banda. A lo que un humilde servidor se pregunta ¿siendo este tipo batería profesional, como toda la banda, no podrían haberse tocado una simple versión? La que fuera hubiera sido bienvenida. Zeppelin, Purple, T-Rex, Stones…hay tantas bandas versionables que no seguiré, hasta Something de The Beatles que ya había sido interpretada por Graham en su primera visita a nuestro país en esta misma sala hubiera sido mejor que otra vez All night long.



Si buscamos algo bueno de todo este despropósito, lo encontramos por supuesto en que tuvimos delante a Graham Bonnet, voz de Rainbow, Alcatrazz y M.S.G., interpretando clásicos, aunque solo fuera de los primeros, ya dijo que este era su nuevo grupo, nada que ver con Catch The Rainbow, la banda tributo a las huestes de Blackmore, y aunque Bonnet sigue gritando más que cantando, es admirable que una persona con casi 67 años siga con esa imagen de eterno adolescente y se deje la piel en cada una de las canciones. Su actitud en este sentido es intachable. Cantaba con toda su alma.

El inicio del concierto con el triunvirato de All night long, Loves no friend y Makin love presagiaba una magnífica noche, incluso los tres últimos temas de la noche, con Only one woman, el viejo tema de The Marbles escrito por los hermanos Gibb, el clásico de Rainbow escrito por Russ Ballard SInce youve been gone o el trepidante Lost in Hollywood que cerró la noche fueron una auténtica delicia. El problema es que entre ellos cundió el despropósito, poca actitud, sobre todo por parte de Beth-Ami (¿seguro que tenía su instrumento enchufado? ¿o solo paseaba palmito? Y es que cada vez que se agachaba para beber agua enseñaba las bragas, algo que no me supone un problema, la verdad, pero si no haces bien tu trabajo, entonces empiezo a pensar mal, sobre todo cuando dejó el escenario junto a Bonnet)



En definitiva, y como bien expuse en la primera línea de esta crónica, al bueno de Bonnet le resultará difícil levantar el vuelo en esta ciudad después de este concierto, me vienen a la memoria los conciertos de Pantera y The Black Crowes (obviamente por separado) en el Vall de Hebrón como conciertos igual de desastrosos, como no reúna una banda competente, y no hablo de Malmsteen, ni Vai, ni Blackmore, ni Impellitteri, ni Schenker, cualquier otro guitarra con cierto renombre en la escena actual me sirve, así como un batería, un bajista y un teclista de nivel, poco podrá hacer para relanzar su futura carrera. Bueno, eso o que sus conciertos cuesten una media de diez euros la entrada. Y no tengo nada en contra de Pesinato, su trabajo estuvo correcto, ni de Justin tras los parches, que aunque no sabía más temas sin duda fue el mejor de los tres músicos, su actitud en todo momento fue la correcta, y su pegada brutal, al menos él hacía los coros en vivo desgañitándose con ellos, pero debemos admitir que su peso en la historia de la música actual es bastante bajo, sobre todo si lo comparamos con el de Bonnet, toda una leyenda. De Beth-Ami no hablaré si no es en presencia de mi abogado.



Abrieron la noche Rose Avalon, banda de aquí que con su metal sinfónico hicieron vibrar a unos pocos (la asistencia en aquel momento en la sala era casi anecdótica y me hizo prever un fracaso absoluto, por suerte al final el público se fue animando y accediendo a la sala para ver el concierto de Bonnet) y consiguieron caldear un poco el ambiente.

Por culpa de esta ciudad llegué cuando su concierto ya había comenzado así que no sé bien el recibimiento que obtuvo la banda tras su salida a las tablas, pero lo que sí comprobé es que tras cada una de sus canciones, todas ellas pertenecientes a su obra Northern strengths editada el pasado año por la propia banda, los aplausos eran audibles y sinceros.



Crystal tears, Empty hearts o la final Capio mea fides demuestran su inclinación sinfónica operística, que se cierra con la versión de Nightwish de su I wish had an angel por si alguien tuviera dudas sobre sus gustos.

Óscar, guitarra, Sergio, teclado, Jordi, bajo y Albert, batería, completan junto a Rose la banda. Por cierto, menudo cambio estilístico de Óscar, nada que ver Rose Avalon con aquellos Hapax que deslumbraron a más de uno abriendo para Doro en la misma sala. Personalmente prefería su antigua propuesta, un metal más directo, menos pomposo, y sobre todo carente de esa voz operística que me sacia en los primeros versos, pero no seré yo quien se queje de su concierto. Ya lo dicen: sobre gustos no hay nada escrito.




Setlist:

All night long
Loves no friend
Makin love
Night games
Always be there
The witchwood
Mirror lies
Solos (batería y guitarra)
Only one woman
Since youve been gone
Encore:
Lost in Hollywood
All night long

Line up:
Graham Bonnet: voz y guitarra
Conrado Pesinato: guitarra y coros
Beth-Ami Heavenstone: bajo
Justin Lack: batería y coros

Texto: SALVA G.
Fotos: SALVA G. y JOSEP GARGANTÉ

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

H.E.A.T. + ONE DESIRE + SHIRAZ

07-12-2019, Barcelona (Sala Razzmatazz 2)

SKINDRED

14-12-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

Ver Más »