The Quireboys

Barcelona (La [2] de Apolo)

13 de Enero, 2015

Salva G.

hace 4 años

Las huestes de Spike volvían a la ciudad condal para presentar su último disco de estudio a día de hoy: Black eyed sons, editado el pasado año. Y para reforzar esos argumentos iniciaron su concierto, con una puntualidad inglesa envidiable, con uno de sus temas: Troublemaker (black eyed son) casualmente el mismo que abre su obra de estudio.



No fue la única que sonó de él, más adelante disfrutamos de la sinuosidad elegante de What do you want from me? y de la melancolía de Stubborn kinda heart, pero como siempre y desde el día en que se editó hace ya veinticinco años, fueron los temas de A bit of what you fancy los que recibieron mejor acogida y los aplausos más fuertes, así como los más cantados y coreados.


Paul Guerin
, el nuevo guitarra, es ya parte de la banda, como podría serlo Guy Griffin o el propio Spike, así que se mueve a sus anchas sobre el escenario, comparte las tareas en los coros e incluso le vimos compartir, literalmente, la slide con Guy.


Los problemas con el micro de Spike se solucionaron rápidamente, no sin echarnos unas risas por ello. Esa es la actitud de la banda, tanto respecto a la vida como por supuesto a su música. Y se contagió a los asistentes que disfrutaron en todo momento del espectáculo ofrecido por los músicos.


Más de hora y media de Rock que en estos tiempos se agradece profundamente, no por la crisis en la que estamos inmersos, que hace que medio mundo ande deprimido, si no por la duración de esta, extensa y generosa (acostumbrados a las escasas horas y minutos que ofrecen otras bandas esto es auténtica gloria).


Spike
sabe que él es la pieza clave en este puzle, y disfruta de ello. No conozco otro frontman así, a excepción de mi adorado David Lee Roth, que se tome la vida de esta forma y que cada día de ella sea una auténtica fiesta. La tripleta Misled, There she goes again y Roses and rings levantó más si cabe a la audiencia, ávida esta de auténtico y genuino rock and roll. This is Rock and Roll volvió a reafirmar mis palabras.


Pero hay más. La casi country Mona Lisa smiled demostró que nuestros borrachos preferidos también tienen corazón, aunque este sea roto una y otra vez por despiadadas mujeres.


La oscura Whippin boy de su primer disco volvió a levantar los ánimos y la ejecución de su balada por excelencia I dont love you anymore nos emocionó más de lo debido.


Tras su primer y exitoso disco, el grupo editó Bitter, sweet and twisted en 1993, disco con el cual se presentaron por primera vez en este país, y aunque en sus últimas giras lo habían dejado de lado, algo que no entendí nunca ya que posee canciones excelentes: White trash blues, King of New York, Brother Louie, Cant park here o Wild, wild, wild, por fin lo retomaban de nuevo, aunque solo fuera para tomar de él una única canción: Tramps and thieves.


Mucho se habla de aquellas dos primeras obras del grupo, más teniendo en cuenta la disolución del mismo tras la edición de los mismos, y su vuelta al estudio con This is rock and Roll en 2001, pero debo admitir que sus consiguientes obras llegarán a la altura de aquellos con el paso del tiempo. Temas como Mona Lisa smiled o I love this dirty town, primer bis de la noche ya se cuentan entre clásicos del grupo por derecho propio. La banda confía en sus canciones y así lo demuestra el hecho de tocar casi todos sus discos en vivo, solo Well oiled queda fuera de la tría.


Personalmente admito que toda su discografía me fascina, la voz de Spike me subyuga, y la música del grupo, con ese juguetón piano me arrebata, y en directo no fallan nunca y es esa excelente y vibrante propuesta la que hace que año tras año la banda llene más sus conciertos como el de anoche en Barcelona (creo que el de Madrid estaba sold out).


Destacaré el trabajo de McCluskey, batería de The Union (la banda de los ex Thunder, no la de Corabi) por su fuerza y su espectacularidad. Espero que por fin el grupo haya encontrado un batería fijo.


El puesto de bajista que ahora ocupa Gaz que previamente había estado en Glimmer, la banda que creó Griffin en L.A. tras la ruptura de la banda madre, es otro puesto que siempre cojeó en el grupo y que espero que algún día también se estabilice. Pero como ya dije ambos son músicos reputados y eficientes.


Spike
rió, cantó, se metió con su teclista (comentó que tenía piernas, ya que ahora por fin toca de pie y no sentado como antaño) se equivocó de día, el show fue un martes y trece y dijo que era lunes primero, miércoles después, empujó a Gaz a primera fila para compartir tareas vocales con él, imitó el acento escocés a la perfección, bebió sin parar, bailó y nos hizo agachar a las primeras filas en más de una ocasión cada vez que hacía volar su pie de micro.


La emotiva Sweet Mary Ann y la locura de 7 oclock cerraron el grueso del concierto antes de los bises. Antes de ello, y al igual que al inicio del concierto, apareció sobre el escenario el tour manager del grupo para pedirnos si queríamos más, y chapurrera alguna frase en catalán ganándose con ello la aprobación del público.


La locura general llegó de la mano de Sex party. Allí todo el mundo cantaba, saltaba, faba palmas y disfrutaba del momento.


The Quireboys
son un valor seguro en vivo, infeccioso, entretenido y divertido a partes iguales, de una calidad fuera de toda duda, y aunque ya no están sus primeras piezas, las que ocupan su puesto hoy en día, muchas de ellas con más años en la banda que aquellos primeros músicos, desempeñan a la perfección su labor. Un servidor pudo asistir en su día a la puesta de largo de Paul y Keith en directo al acudir a su primer concierto con la banda en Londres hace ahora once años y pertenecen por motivos obvios a la banda en toda su máxima expresión.


Esperamos su vuelta impacientes tras la edición de su próximo disco, que visto lo visto, no tardará en ser editado (hay que ayudarse del rebufo creado estos últimos años y seguir empujando)


Setlist:
Troublemaker (black eyed son)
Too much of a good thing
Misled
There she goes again
Roses & rings
What do you want for me?
This is rock and roll
Mona Lisa smiled
Whipping boy
I don't love you anymore
Tramps and thieves
Hey you
Stubborn kinfa guy
Beautiful curse
Sweet Mary Anne
7 oclock

Encore:
I love this dirty town
Sex party


Line up:
Spike: voz y armónica
Guy Griffin: guitarra y coros
Paul Guerin: guitarra y coros
Gary "Gaz" Ivin: bajo
Dave McCluskey: batería


Fotos: SALVA G. y JOSEP GARGANTÉ

1 comentarios

#1

Nacho

hace 4 años

Buena crónica de un muy buen concierto. Lástima que no nos incluyan en su gira de unplugged. El disco en acústico que aparece en el nuevo “black eyed son” es realmente bueno. Las canciones de Quireboys tienen mucha fuerza en este formato.

Valorar
Responder
Karma:  0

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALICE COOPER + BLACK STONE CHERRY

07-09-2019, Madrid (Palacio Vistalegre)

CHROME DIVISION + CROSSPLANE + VIRGINIA HILL

10-09-2019, Madrid (Sala Caracol)

OVERKILL + DESTRUCTION + FLOTSAM AND JETSAM

13-09-2019, Madrid (Sala La Riviera)

THE NEW ROSES

04-10-2019, Madrid (Sala Nazca)

BETWEEN THE BURIED AND ME

04-10-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

Ver Más »