KISS + The Dead Daisies

Barcelona (Palau Sant Jordi)

21 de Junio, 2015

Salva G.

hace 3 años

El pasado domingo, El Circo del Rock and Roll visita mi ciudad una vez más, con sus mismos trucos escénicos: trapecistas, demonios escupe fuego, hombres voladores, brazos articulados, color, y lluvia de confeti final. Ya sabemos todos sus trucos, pero aun y así nos sigue gustando. Pese a sus aciertos, que los hay, y sus errores, que también los hay, aunque estos solo vengan de uno de los integrantes: Paul Stanley, Kiss y su circo ambulante del rock and roll del nuevo milenio sigue desatando pasiones allí donde planta su colosal carpa.


Todo el mundo conoce el estado vocal de Stanley: deficiente, ni siquiera mejorable, tal vez en los primeros conciertos de la gira, su voz aguante, pero en Barcelona, penúltima parada de su periplo europeo, no pudo ni con la inicial Detroit Rock city, así que ni os cuento cómo sonó Love gun, penúltimo tema antes de los bises y eso que sinceramente, la interpretación de dicho tema fue lo mejor de la noche, al menos para mí, claro que la balanza se decanta hacia él por ver a Stanley volar por encima de las cabezas del público hasta una pequeña tarima circular en medio de la pista justo en el centro del recinto, así que si quieres disfrutar, vas a disfrutar igual.


Y eso es lo que hicieron al completo la Kiss Army y cierto sector del público, entre los que por supuesto me incluyo.


Es cierto: Paul no puede, el montaje escénico deslumbra, los gags son los mismos que antaño, pero Kiss y sus temas siguen siendo parte de nuestra vida, y la gran mayoría de esas canciones son clásicos atemporales. Si se retirasen les echaríamos en falta, si siguen, como lo están haciendo, en estas condiciones, solo ponemos faltas. Así que olvidémoslo por un momento de todos esos contras y disfrutemos del espectáculo del Circo del Rock and Roll en su máxima expresión.


Además, como maestros de ceremonias teníamos a The Dead Daisies, colectivo de músicos americanos y australianos formado en 2012 con dos álbumes de estudio en su haber, siendo el más destacado de ellos, el segundo: Revolución, editado este mismo 2015. Un título premonitorio donde los haya, ya que sinceramente, desde mi humilde punto de vista, el grupo actual, está llamado a formar una pequeña revolución con dicho disco y sus conciertos. Están a punto de embarcarse por una gira estadounidense abriendo para Whitesnake, retornarán junto a Kiss para su gira australiana y volverán a unirse a las huestes de Coverdale para su gira europea, cerrando su periplo con un show en el The Garage londinense como cabeza de cartel. Abrieron para Black Star Riders, y para el tramo de gira americana que hicieron Kiss + DefLeppard el verano pasado o la increíble dupla de BadCompany + Lynyrd Skynyrd. No son unos recién llegados, cada uno de sus miembros tiene tras de sí una extensa carrera musical, con mejor o peor resultado, buscando el éxito masivo en este palabra, así que no había razón para perdérselos, y sí muchas para verlos.


A las 20.15 subían a escena los miembros actuales del grupo: RichardFortus, guitarra, Tommy Clufetos, batería, Marco Mendoza, bajo, Dizzy Reed, teclados y un segundo guitarra que no llegué a ver quién era, lo que sí tengo claro es que David Lowy, creador junto a Jon Stevens de la banda no subió al escenario del Palau Sant Jordi, como sí lo había hecho durante el resto de gira. Por supuesto, la estrella del grupo, John Corabi, cantante, hizo su aparición segundos después de que el grupo arrancase su concierto con Mexico, último video clip de la banda y primer tema de su flamante y recomendable nuevo disco.


Mendoza
por su herencia familiar mejicana se convirtió en el portavoz del grupo con la audiencia hablando en perfecto castellano, arengándonos a dar palmas, cantar o saltar.



Con un Corabi engrandecido y una banda dispuesta a comerse el recinto, poco a poco fueron cayendo temas de su nueva obra: desde la versión de Evil de Howlin Wolf que siguió a la inicial Mexico, hasta la versión final de Helter Skelter de The Beatles. Pasando por Hush, el tema de Joe South popularizado por Deep Purple, el mastodóntico e impresionante Midnight Moses de The Sensational Alex Harvey Band (en algún momento de la gira se les unió Chris Glen en escena para interpretarla junto a ellos) y finalizando con sus propios temas, el Santanero Looking for the one, clara influencia de Mendoza en él, la funky With you and I, gracias a la guitarra de Fortus, la rítmica Devil out fo time y dos de sus viejas canciones que aunque había grabado Stevens en las voces, Corabi hizo suyas: Lock n load, el tranquilo tema escrito por Stevens y Slash (el propio Gunner ponía su guitarra en el disco) y Your karma, de aquel lejano EP Face I love, el mismo que contenía la versión de The Beatles.


Esperemos que el próximo año, cuando estén libres después de abrir para los más grandes inicien una gira como cabezas de cartel y tengamos el honor de verles en nuestra ciudad en una pequeña sala con su propio público disfrutando de su propuesta en las mejores condiciones: allí estaremos.


Con un cuarto de hora sobre el horario previsto, comenzó a sonar el clásico Good times, bad times de Zeppelin por el P.A. lo que era señal inequívoca de que la banda más caliente del planeta estaba a punto de tomar el escenario.


Fuego, detonaciones constantes, plataformas elevadoras, luces y sonido, eso es un show de Kiss, ahora y antes. Otra cosa es la potencia vocal que pueda tener a día de hoy Paul. Como decía un buen amigo a la salida del show, deberían basar su set en temas cantados por Gene, alguno más por Eric y al menos uno por Thayer y Paul quedarse tan solo para la rítmica y para posar para las cámaras, seguro que salíamos ganando en cuanto a calidad musical se refiere, pero hasta que ese día llegue, debemos rezar para que The Starchild tenga un buen día, contando además de que el setlist está organizado de tal forma que Paul no canta más de dos temas seguidos, y en total la mitad del mismo lo comparte con Gene y Eric en una ocasión.


Durante algo menos de dos horas esa es la constante del concierto, para lo bueno y para lo malo. Por descontado tiene sus highlights, tanto generales como particulares.


En las particulares ya comenté una anteriormente: ver desplazarse a Paul con tirolina desde el escenario principal al secundario surcando los aires por encima de las cabezas del respetable me emocionó, qué le vamos a hacer, y en las generales, desde la coreografía del final de Deuce, hasta la lluvia de confeti final, pasando por los gags de Gene (escupir sangre, lanzar fuego, subir a la plataforma desde canta God of thunder…) las posturas de Paul (pese a su maltrecha voz sigue desprendiendo carisma) o los elevadores hidráulicos que suben y bajan la batería de Eric, con un claro guiño a su montaje setentero, Paul, Gene o Thayer, hasta el manido gag de destrozar la guitarra contra el escenario, el público disfrutó hasta el delirio, y así se lo hizo saber a la banda tanto aplaudiendo al final de los temas, gritando tras cada parlamento de Paul, que los hubo y demasiado largos, y dando palmas al ritmo de las canciones.


Que la banda base su setlist en temas de los setenta y los ochenta y que de sus últimas tres obras: Psycho circus, Sonicboom y Monster, solo dos estén representadas, la primera y la última, y con único tema cada una de ellas, deja bien claro cuál es su época dorada, y qué quieren los fans.


Es cierto que cada uno de nosotros elaboraría un setlist distinto, no necesariamente mejor o peor, pero todos tenemos nuestros temas preferidos. En mi caso son todos aquellos que cantaba Peter: desde las clásicas Beth, Hard luck woman, Nothin to lose o Black diamond, a las no tan conocidas Hooligan o la Beatleniana, época Hamburgo de Tussin and turnin, y en otros los pertenecientes a discos como Hot in the shade o Revenge, pero todos disfrutamos de los temas ofrecidos anoche.


Tras el apunte a Psycho circus, con el tema homónimo de dicho disco, el grupo recupera de forma consecutiva tres canciones de Creatures of the night, el disco de 1982 y punta de lanza de su etapa más metalera, con Creatures of the night, el tema, I love it loud coreada por el público y el mejor cierre posible para pasar a otro disco: War machine, con Gene escupiendo fuego al final del mismo y clavando su antorcha en el suelo.


Do you love me
comenzó con un Paul, recitando, literalmente, aquello de:

"You really like my limousine?
You like the way the wheels roll?
You like my seven inch leather heels?
And goin to all of the shows, but: do you love me?"


Por suerte fue solo una entrada para el tema en sí, e instantes después entonó de nuevo el verso, pero esta vez cantando como marcan los cánones.

Hell or hallelujah resultó anecdótica, una breve pincelada de que Kiss también graba discos en el nuevo milenio. Aunque si hemos de ser sinceros, que de los diez y siete temas interpretados, once de ellos sean singles, y los seis restantes clásicos de la talla de God of thunder, Black diamond, Cold gin o Deuce, dice mucho a favor del setlist estructurado por la banda para esta celebración del cuarenta aniversario del grupo.


Lick it up
, el tema del disco homónimo, el disco en el que se pudieron ver las caras de los integrantes del grupo sin maquillaje por primera vez, resultó ser a la postre la única incursión en la etapa desmaquillada de la banda. Sí, muchos discos quedaron fuera del setlist: desde Hotter than hell, hasta Sonic boom, pasando por Unmasked, Music from "The Elder" y la mayoría de los discos grabados sin maquillaje: Animalize, Asylum, Crazy nights, Hot in the shade y Revenge, pero ya se sabe, tras cuarenta años en escena, veinte álbumes en estudio e infinidad de canciones grabadas, son muchas las que se deben quedar fuera en un concierto.


¿Podría la banda realizar un tour interpretando temas de esa etapa sin maquillaje y llenar arenas como lo están haciendo a día de hoy? Es más: si ello fuera posible ¿lo veríamos algún día?


Los seis primeros discos de la banda, en dos tandas: Kiss, Hottter than hell y Dressed to kill la primera y Destroyer, Rock and Roll over y Love gun la segunda, sin duda alguna son clásicos por derecho propio. Que mi trilogía favorita sea la segunda es más una anécdota personal que un sentir popular, pero sin duda temas como God of thunder, Calling Dr. Love, Detroit rock city o Love gun son muy bien recibidos en vivo, sobre todo este último, y si a ello añadimos a Paul volando sobre nuestras cabezas, la magia y el sueño persiste en nuestros corazones.


Black diamond, interpretada por Eric a las voces, igual que había hecho Peter en su versión original y Carr después, con su introducción por parte de Paul desde el escenario circular en el centro del recinto ponía punto y final al concierto a espera de los bises.


Sinceramente el concierto fue ganando en intensidad con cada tema interpretado, siendo la eclosión final, primero, los últimos temas interpretados antes del bis (¿Que Paul solo cantase uno de ellos tuvo algo que ver?): God of thunder, Cold gin, Love gun y Black diamond, y segundo los bises en sí mismos: Shout it loud loud, I was made for lovin you y Rock and roll all nite el mejor cierre posible para la noche.


Puede que parte de culpa la tuviera ¿la prisa? Con la que el grupo arremetió en la interpretación de dichos temas, sin dejar tiempo a que Paul contase mucho o nada entre ellos. I was made for lovin you fue literalmente unida a Shout it loud loud, y ésta no se hizo excesivamente larga con el público cantando base un ritmo marcado por Eric el estribillo del tema. Parece que el grupo tenía prisa y antes de que nos diéramos cuenta el confeti volaba con Rock and roll all nite como banda sonora.


Al final, mientras God gave rock and roll to you II por el P.A. del recinto, en las pantallas laterales podíamos leer: Kiss loves you Barcelona, un sentimiento recíproco, aun con nuestros pequeños y personales inconvenientes.


No son los gloriosos Kiss de los setenta, ni los olvidados de los ochenta, ni siquiera los de los noventa, una época bastante devaluada, algo que personalmente no entiendo, Revenge paga por el descalabro de Carnival of souls y Psycho circus es un excelente disco de retorno, son los Kiss del nuevo milenio, nos guste o no, no llevan un montaje faraónico para suplir las carencias vocales de Stanley, siempre lo han llevado, aunque a día de hoy su representación en vivo sea a la máxima potencia, ya no están Peter ni Ace, y a este paso no creo que vuelvan a estarlo nunca, pero siguen ahí, al pie del cañón, año tras año, y estoy convencido de que tendremos disco nuevo del grupo y su consiguiente gira, que pase por mi ciudad ya es otra cosa, y es que anoche el Sant Jordi se quedó bastante vacio en muchos sectores, incluyendo la pista, estén Paul y Gene en él o no.


Tenemos Kiss para rato, así que disfrutémoslo.


Setlist The Dead Daisies:
Mexico
Evil
Midnight Moses
Looking for the one
Hush
Lock n load
With you and I
Your karma
Devil out of time
Helter skelter


Setlist Kiss:
Detroit rock city
Deuce
Psycho circus
Creatures of the night
I love it loud
War machine
Do you love me
Hell or hallelujah
Calling Dr. Love
Lick it up
God of thunder
Cold gin
Love gun
Black diamond
Encore:
Shout it out loud
I was made for lovin you
Rock and roll all nite

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALESTORM + SKÁLMÖLD

14-12-2018, Salamanca (Sala Camelot)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

14-12-2018, Sevilla (Sala Even)

ALESTORM + SKÁLMÖLD

15-12-2018, Madrid (Sala Cats Concerts)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

16-12-2018, Zaragoza (Sala Utopía)

ZEAL & ARDOR

18-12-2018, Madrid (Sala Copérnico)

Ver Más »