Little Caesar

Barcelona (Sala Razzmatazz 3)

4 de Julio, 2015

Salva G.

hace 3 años

Dos años después de su primera visita a nuestro país, los americanos Little Caesar volvían para demostrar que el Rock and Roll, como dicen ellos, es un estado de ánimo.


No tienen nuevo disco bajo el brazo, aunque como comentó Ron Young, el tatuado cantante del combo, en cuanto llegasen a su país se pondrían a grabarlo, pero ello no fue óbice para que los allí presentes, menos público que en su anterior y única visita hasta entonces, disfrutara de lo lindo con esa máquina de Hard Rock que resultan ser Little Caesar.


Hay dos miembros nuevos en el grupo: el sureño Cary Beare y el enorme Pharoah Barret, guitarra y bajo respectivamente. Ninguno de los desentona en el grupo, e incluso el gigante bajista aporta mucho a la banda apoyando constantemente con sus voces a Young, quien anoche no andaba muy fino de salud (parece ser que un resfriado mermaba sus capacidades vocales)


Como el hombre no solo se alimenta de Hard Rock, el primer tema que sonó anoche fue el bluesero Dirty water. De sobras es conocido el amor por el blues y el soul de esta banda, no en vano dos de sus temas más famosas son versiones de artistas soul: Areta Franklin y The Temptations.


Pero su base es el Sleaze angelino de finales de los ochenta, tanto musical como visualmente. Rock and roll state of mind fue la primera píldora roquera de la noche y con ella el hiperactivo Molinare ya empezó a hacer de las suyas.


La banda no vive de rentas, aunque la mitad de los temas interpretados están extraídos en su mayoría de aquel primer larga duración de nombre homónimo editado en 1990, que suenan a gloría bendita en vivo, pero es que estaríamos mintiendo si dijéramos lo contario del resto de temas interpretados, y es que estos también suenan a clásicos.


Con Tastes good to me recalarían en su primer E.P. el seminal Name your poison de 1989, y deberíamos esperar hasta los bises, concretamente hasta el último tema del concierto, para quela banda se remontara en el tiempo más allá de ese disco.


Down to the wire
, el dichoso tema que cerró la noche había aparecido en un recopilatorio bajo el nombre de Street Survivors, para más tarde hacerlo en la banda sonora de Point Break, la película de mi adorada Kathryn Bigelow.

Pero antes pudimos disfrutar de la melodía de I wish it would rain, del ritmo latente de American dream, de la diversión de Real rock drive, de la sutileza de Redemption, de la cual Young comentó, muy expresivamente con gestos, que dicho tema trataba de aquellos que han caído y se han levantado (¿será una biografía de la banda?), del buen hacer del grupo para su próximo disco en Crushed velvet, nuevo tema que la banda viene interpretando de un tiempo a esta parte, de cómo sonaría uno de los temas del grupo si fuera interpretado por, por ejemplo, Brian Setzer Band, o la mismísima Royal Crown Revue, el tema en cuestión es la vacilona Rumand coke, lástima de la ausencia de piano en dicho tema en vivo, de la brutalidad que resultó ser Drive it home, que aunque en un principio no aparecía en el set list de la noche la banda tocó como primer bis, y la emoción de la perla que es In your arms.

Sí, hay bandas que sin duda merecen más, más discos vendidos, más público en sus conciertos, más repercusión en los medios generales que no especializados, pero sobretodo más suerte. Los pocos que asistimos anoche a la pequeña de Razzmatazz estábamos convencidos desde el primer instante en que aquello sería mágico y especial, como así fue, y así lo dejó claro Ron Young en su parlamento final antes de la despedida:

"Gracias especialmente a los fans por hacer de este un viaje increible!!!
Lo digo en cada show, esto es una interacción. Sin los fans y toda la energía increíble que nos envían en cada momento, la banda no existiría. Gracias a todos desde el fondo de nuestros corazones por el precioso regalo que nos dan por hacer música con nosotros. Estamos agradecidos más allá de las palabras."


Bandas perdidas como
SaltyDog, PrincessPang, SeaHags, Rock City Angels, SmashedGladys, Tora Tora o Shotgun Messiah no tuvieron tanta suerte como Little Caesar o Junkyard, que no solamente decidieron volver de su ostracismo, si no que grabaron discos y consiguieron salir de gira y volver a vivir de ello. Anoche el pequeño puesto de merchandise quedó arrasado en cuanto a ventas se refiere (no, no llegó la sangre al río como en el concierto de Metallica en la gira del Master of puppets, cuando el asalto fue con nocturnidad y alevosía) y los asistentes salieron no solo con una sonrisa en su boca y un poco más de felicidad en su ser, si no con los discos de la banda y sus camisetas de gira y todo ello por un precio irrisorio.


Esperamos con impaciencia el nuevo disco, y por supuesto una nueva gira, que recemos para que tenga una asistencia mayor en cuanto a público se refiere.


Larga vida a
Little Caesar, aunque en sus filas ya solo queden tres de sus miembros originales.


Setlist:

  1. Dirty water

  2. Rock and roll state of mind

  3. Hard times

  4. Tastes good to me

  5. Down and dirty

  6. I wish it would rain

  7. American dream

  8. Real rock drive

  9. Redemption

  10. Prisoner of love

  11. Sick and tired

  12. Rum and coke

  13. Chain of fools

  14. Happy + Every picture tells a story

Encore

  1. Drive it home

  2. In your arms

  3. Down to the wire


Line up:

  • Ron Young: voz

  • Loren Molinaire: guitarra y coros

  • Cary Beare: guitarra y coros

  • Pharoah Barret: bajo y coros

  • Tom Morris: batería

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALESTORM + SKÁLMÖLD

14-12-2018, Salamanca (Sala Camelot)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

14-12-2018, Sevilla (Sala Even)

ALESTORM + SKÁLMÖLD

15-12-2018, Madrid (Sala Cats Concerts)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

16-12-2018, Zaragoza (Sala Utopía)

ZEAL & ARDOR

18-12-2018, Madrid (Sala Copérnico)

Ver Más »