Judas Priest + Helloween + Krokus

Rivas Vaciamadrid, Madrid (Auditorio Miguel Ríos)

26 de Julio, 2015

Luis Vaquero

hace 3 años

Todavía con la resaca de sol y metal, retumba en mis oídos el eco del concierto memorable, o así debería ser, que tuvimos la oportunidad de ver ayer. Tres bandas veteranas, que han sabido estar actualizados a merced de los tiempos cambiantes que vivimos.

Si bien, Krokus fue el invitado inesperado, ya que en principio iba a estar Sebastian Bach en el cartel, parece ser que a los más veteranos les gustó el cambio, aunque hubo muchos más que se sintieron decepcionados por el mismo. A mi entender el sustituto debería haber estado más en consonancia con el sustituido, pero debido al poco tiempo con el que ocurrió la cancelación de Seb Bach, así fué al final.

Por otro lado el plato fuerte eran Judas Priest y Helloween y estos sí estuvieron y menudo concierto que nos dieron, los alemanes estuvieron a un nivel espectacular y los Metal Gods dieron uno de sus mejores conciertos en mucho tiempo.

Vamos a hablar un poco de Krokus, para hacer un poco de historia y ver que no son unos cualquiera que pasaban por allí.

KROKUS son suizos y empezaron sus andanzas allá por 1974 amigos, muchos años repartiendo hard rock, cosecharon numerosos éxitos en pleno auge del Heavy Metal en los 80. Tienen 17 discos de estudio y todos ellos han sido platino en Suiza, su set list se basó en algunos de sus grandes éxitos ya que no cayeron todos, no había tiempo, a mi me faltó “Tokyo nights” o “Ready to burn” que en su día grabaron con Halford a los coros.

Antes que Airbourne, estos señores ya hacían un AC/DC diferente. Si te gustan estos grupos te gustarán Krokus. Aunque han pasado por otras etapas musicales, digamos que es una banda que gusta descubrir.

Vamos con el evento en cuestión.

Llegamos al recinto bastante pronto intentando evitar el calor, cosa que fué imposible, desde las 12 de la mañana ya eran altas las temperaturas y en el Auditorio Miguel Rios de Rivas-Vaciamadrid apenas hay sombras por lo que se esperaba una tarde noche calentita. El lugar es ideal, para estos eventos, suena muy bien y se ve el escenario desde todos los puntos del recinto, con una grada muy amplia y aseos muy bien cuidados. Varios puestos de venta de bebida pero solo uno de comida, lo que ocasionaba largas colas y un solo puesto algo pequeño y escaso de material de merchandising de las bandas.

Faltó algo de información a la hora de poner carteles de donde recoger acreditaciones o entradas y que solo para comprar comida hacía falta coger tickets lo que ocasionaba que las colas fueran más tediosas y que la gente hiciera cola tres veces, una donde te enterabas que había que coger ticket, la del ticket y otra vez para coger la comida.

La apertura de puertas estaba prevista para las 18.00 horas por lo que minutos antes la gente se puso a pleno sol a hacer cola para entrar y coger buenos sitios en sombra y cerca del escenario, pero dicha apertura se demoró 40 o 45 minutos con la consiguiente "alegría" de la gente que así podría disfrutar de los casi 36 grados que había a esa hora. A eso de las 18.30 a alguien se le ocurró sacar el camion de protección civil con cisterna para refrescar a los valientes que alli seguian haciendo cola, ya que unos cuantos dejamos la cola para buscar una sombra hasta que nos abrieran las puertas cosa que ocurrió a las 18.45.

A pesar de ese retraso, todos los demás horarios se cumplieron bastante, y no perjudicó a la marcha del show ni a su finalización.

Saltaban KROKUS al escenario con la formación que está presentado esta gira, formada por varios miembros que han sido parte de la banda en estos 40 años de vida de la misma. 3 guitarristas había en el escenario, cantante, bajista y batería, Chris von Rohr, Fernando von Arb, Steady, Mandy Meyer (Unisonic o gotthard) Flavio Mezzodi y Marc Storace.

"Long stick goes boom" fue el elegido para abrir la tarde de hard rock y heavy metal que nos esperaba.

La voz de Storace, tantas veces comparada con la de Bon Scott, mantiene el esmalte de su timbre y soporta la tesitura sin perder amplitud en el agudo y capacidad de transmitir. Hasta en los movimientos eclécticos te parece ver a Bon Scott, lo cual después de tantas décadas cantando es un lujo.

“American woman” version de Guess Who, es el siguiente tema en caer. Un tema que todo el mundo conoce y cantó desde el primer momento, para gozo y disfrute de los própios músicos.

Una tras otra fueron cayendo, tema tras tema, sin apenas pausa entre ellos, nada más que lo imprescindible y necesario para refrescarse y coger energía para el siguiente.

Así fueron sucediéndose "Hellraiser", "Winning man" y "Eat the rich". Una banda que no necesita que les recuerden que suenan a AC/DC y menos aún que les acusen de ello como si fuera algo malo. Lo saben y lo eligen y sus fans también y les gusta.

Aunque uno de mis discos favoritos es "HEADHUNTER" donde hay temas que nada tienen que ver con AC/DC y exploran el hard rock mas clásico.

Más temas que marcaban el final de la actuación de Krokus, apenas una hora de hard rock del bueno,"Heatstrokes" o "Easy rocker", toda una exhibición de saber hacer para la recta final.

"Fire" y "Quinn the eskimo" pusieron punto y final a la actuación de Krokus el invitado inesperado que nos hizo de maestros de ceremonia del pedazo de concierto que estaba por llegar.

Rock and roll interpretado en vivo por una banda que se nota que ama lo que hace, y que lo hace a tumba abierta, sin complejos y con fe, ilusión y actitud juvenil. La misma que les empujó a entregar todo su ser a las bestias de la oscuridad, su alma a los dioses del metal y la distorsión y a vivir en constante comunión ceremonial con el heavy metal lleno de emociones eléctricas, estribillos frenéticos, solos inspiradores y riffs contundentes y fibrosos, llenos de fuerza. Toda una vida en la carrera de esta banda condensado en unos escasos 60 minutos, como si los años no hubiesen pasado.

Los siguientes en saltar a escena eran HELLOWEEN. Para entonces el aforo ya presentaba mucha más gente, prácticamente ya estaba la asistencia al completo, todavía de día iba a empezar a sonar la intro de “Walls of Jericho” aunque la actuación de Helloween acabaría ya con el sol muy bajo, casi de noche.

Un telón de fondo con la portada del último disco "My God-given right" y una calabaza hinchable a juego con el telón fue toda la decoración que acompañó a la banda durante toda la actuación.

El primer tema es caer "Eagle fly free" que Andy cada día canta mejor, y no es casualidad. Esta noche Helloween fue espectacular, de las mejores actuaciones de sus últimas venidas, empezar con un tema asi es arriesgado, es un tema muy complejo en el que todos los musicos exhiben sus armas a las primeras de cambio, en la parte central del tema y si te pilla frío, quedas vendido. Pero no fue así, Dani Löble es una ametralladora con los bombos y en su solo de batería parecía estar endemoniado. qué manera de disparar notas desde sus bombos y timbales, poniendo cada una de las partes de su batería a su servicio y al servicio del power metal. El duelo de guitarras y el solo de bajo, ya nos dejaban claro que quieren seguir estando en todo lo alto del Heavy metal, donde les corresponde.

A los teutones ya hace años que se les debería "perdonar" que sacaran unas obras maestras como fueron los Keeper y empezar a valorarles que con la base de esta formación. Llevan 11 discos y con una tendencia más dura, todavía se oía algún: - Kiske lo hace así, ese tema Deris no...- A ver... Kiske es Kiske y Deris es Deris disfrutemos de ambos que los dos son grandísimos cantantes y así lo demostró el señor Andy Deris en la tarde noche del Domingo 26 de julio, con saber estar, saber cantar, mucha simpatía y complicidad con la gente y sus compañeros.

"Dr. Stein" fue la siguiente, qué temazo, no pasan los años por él, es un tema de los clásicos que mejor le quedan a Deris y él lo sabe y se le nota. Lo canta de una manera especial, se le ve disfrutar y el duelo de solos de guitarra con el que ayer nos deleitaron Sascha Gersner y Michael Weikath fue expectacular, en este tema, pero es que fue igual durante toda su actuación. No bajaron de marcha ni un solo momento.

Del nuevo disco que venian presentando solo sonaron "My God-given right" y "Lost in America" que como ya llevan más tiempo sonando como adelanto del disco, pudieron ser cantadas por todos los allí presentes y sonaron muy bien. Está claro que eligieron muy bien los adelantos, por que suenan muy bien en directo y además gustan. Quizá más adelante vengan con una gira propia y caiga algún tema más del nuevo disco que suena muy bien en general.

"Waiting for the thunder" y "Straight out of hell" sonaron de su anterior trabajo "Straight out of hell" con la contundencia con la que nos tienen acostumbrados Helloween últimamente. No tienen miramientos ni les importan los controles de velocidad, los temas suenan como autenticas apisonadoras y la banda funciona como una maquina perfectamente engrasada y así se lo hace ver el público asistente coreando cada uno los temas y disfrutando de la banda cada vez que Andy lo pide.

Antes de afrontar la recta final de la actuación de Helloween suena una grabación los primeros acordes de piano de "If a could fly" el siguiente tema en la lista. Andy Deris ya se suelta bastante con el castellano y eso le ayuda a interactuar más directamente con la gente, aunque a veces hace una mezcla de spanglish muy graciosa como de "puta fucking madre"

"Power" es la siguiente en caer y la que resume la actuación de los teutones, mucho happy metal, power metal y sobre todo una banda que lo da todo en el escenario, con un Weikath en su línea, con su particular humor de escenario pero con una calidad musical e instrumental innegable.

Antes de llegar a los bises era el turno de un mix de 15 minutos de varios temas. Empezando con la misteriosa melodía de intro de "Halloween" empalmada con el fantastico riff de "Sole survivor" y las notas iniciales de lo que parecia "I want out" pero que se convirtió en "I can" magnifico tema de aquel ya lejano y buen disco "Better than raw". Ante las preguntas de Andy de si eramos metal o no? era el turno de Are you metal? donde tuvimos el momento interactivo entre público y cantante para terminar con "Keeper of the seven keys".

La banda se va del escenario pero antes de un minuto vuelve Sascha para comenzar con un breve solo y la intro de "Future world" y seguidamente "I want out", un broche final perfecto para una actuación perfecta. Dos temas que después de casi 30 años suenan igual que el primer día.

Realmente Helloween es una banda que está viviendo una segunda juventud, con mucho éxito, pero se merecen todavía más, pueden tener un día malo pero solo será eso, un día. Es una banda que nos garantiza pasar un buen rato con grandísimos temas y si te los perdiste no te preocupes que de seguro que con el nuevo disco tendremos gira de invierno pronto para presentarlo y allí estaremos.

Era el momento de los grandes esperados de la noche. muchas dudas rondan en torno a los Británicos, por el estado vocal de Halford, si estará bien o no, el segundo plano que ha adoptado últimamente Tipton, o como sonarán en directo los temas de "Redeemer of souls". Pero esas dudas desaparecerán pronto, después del tiempo necesario para adecuar el escenario a la nueva actuación, vemos subir un telón con el logo de la banda, que tapa toda la vista del mismo.

Ya bien entrada la noche en torno a las 22:00 suena "War pigs" de Black Sabbath lo que anuncia que el inicio del concierto esta apunto.

Inmediatamente suena la intro de "Battle cry", el telón desaparece y vemos que la banda está ya colocada en el escenario, cuando comienza el riff de "Dragonaut" un riff que suena potente, ideal para comenzara a reconocer el terreno y de los temas buenos de su último "Redeemer of souls". Halford empieza a cantar como le gusta a él, desde el backstage, para ir apareciendo a medida que va avanzando la estrofa con bastón en mano. Queda espectacular, se nota en el murmullo del respetable cuando aparece el Metal God. Justo después de este, a modo de homenaje a sí mismo es el siguiente tema "Metal gods" que es un tema muy sencillo pero qué bien suena, cómo engancha, qué fuerza tiene su estribillo y que solo más elegante -made in Tipton-. Impecable la ejecución de toda la banda, Halford estuvo a un nivel muy alto durante toda la actuación, afinando los agudos como hacía mucho tiempo que no le veía y dejando los guturales para dos momentos puntuales. Un 10 para él, mucha gente opinaba lo mismo y así se lo reconocían los allí presentes cada vez que hacía el esfuerzo de dar un grito tan espectacular como solo él sabe hacer y así hizo en algunos de los siguientes temas.

El escenario era sencillo, la batería en el centro sobre una tarima de unos 80-100 cms una pantalla gigante de fondo donde se iban proyectando videos creados expresamente para cada uno de los temas y a los lados de la batería otras dos pantallas que prolongaban las imágenes de la central.

Siguiente tema en sonar, para mí una sorpresa que me gusto oir, "Devil's child" un tema rescatado del "Screaming for vengeance" y que tiene muy buen rollete. "Victim of changes" continuaba para dejar constancia de que sería una noche épica de heavy metal. Ya solo la intro a dos guitarras merece el cielo del metal. Si a eso le añades el riff que le sigue entendemos porque son los dioses del metal. Glenn Tipton parece que quiere adoptar un segundo plano en las labores solistas de la banda y le cede la mayor parte del protagonismo a Ritchie Faulkner, quien se marca el 80 % de los solos y está en primera línea de escenario siempre dando la cara y asumiendo esa carga junto con Halford.

Tipton sigue encargándose de las partes más míticas, no creáis que desaparece pero si se le ve con menos protagonismo. No obstante es entendible, no hay más que escuchar el pedazo de solo que se marca Ritchie en "Victim of changes", un alarde de técnica y de gusto, preservando la esencia de Downing pero con toque propio.

 

Momento para otro tema del disco nuevo, "Halls of Valhalla" que nos transporta hasta las mismas puertas del salón situado en Asgard. En la pantalla trasera imágenes de espadas, runas vikingas y el lugar de descanso de los dioses nórdicos. Y se ve que Halford quiere pasar una temporada allí porque el grito que se marco en el inicio del tema es digno solo de los dioses.

"Turbo lover" fue el siguiente en saltar a la palestra, un clásico entre los clásicos de Judas Priest que saben cómo hacerlo sonar y que te llegue al corazón para hacerlo palpitar como dice la letra de la canción. Otro solo made in Tipton que es una delicia escuchar siempre, el latir del corazón se une con la batería de Scott Travis como uno solo, al unísono con ese percutir constante que va entrando muy dentro, mientras Halford nos susurra la melodía vocal, expectacular señores!

"Redeemer of souls" tema que da título a su último disco hasta la fecha y que ha cosechado algunas críticas de diversa índole. Algunas de ellas referidas a su sonido. Nunca nos pondremos de acuerdo en ese aspecto pero si podemos acercar posturas diciendo que en directo los temas ganan un 200 %. Ritchie Faulkner es una bestia de las seis cuerdas, sustituir a Mr Downing no es fácil, ni por como toca, ni por personalidad o presencia en el escenario, pero Ritchie lo está haciendo muy bien y muy dignamente, solventando ese complicado papel con nota alta.

"Beyond the realms of death". Si hubiera que describir este tema con una palabra, no podríamos, sería injusto ponerle solo un calificativo a una canción de esta categoría. Cada parte de esta maravilla tiene un momento memorable. La intro desprende candor, con un solo muy dulce, la letra es evocadora, el solo de guitarra, cualquiera de los dos, virtuosismo, entendido como tal, el primer solo de Tipton además elegancia, el segundo originalmente de Downing, fiereza, agresividad, carácter cualidades que también transmite Faulkner.

Con el siguiente tema se les fue la mano con la velocidad "jawbreaker" sonó mucho mas rápida, más agresiva y sobre todo sonó muy bien. El sonido bueno, buenísimo fue una constante durante todo el evento. Todos los grupos sonaron muy bien en cuanto a calidad, quizá, como es normal, Judas Priest gozó de algo más de volumen.

Este tema no es fácil de cantar porque va a tope desde el principio, la batería va marcando el ritmo de la canción y vaya ritmo!, se ve que a Travis se le hacía tarde para ir a algún sitio...el solo de guitarra a cargo de Ritchie es de los que te ponen los pelos de punta y según estaba desarrollándose el concierto seguro que alguna cosa más se levantó...los puños!!

Llegamos al final del concierto y los encargados de despedir el bloque principal son dos clásicos "Breaking the law" y "Hell bent for leather" con moto incluida, por supuesto. Perfecto colofón para finalizar antes de volver con los bises. En "Hell Bent.." han doblado el tiempo de duración del solo para que hagan uno cada guitarrista, haciendo el primero el que corresponde con la canción, Tipton y el segundo Ritchie.

Vamos a hacer un resumen especial del trabajo de Ian Hill al bajo durante toda la actuación, siempre en segundo plano pero presente de alguna manera. El sonido del bajo ha sido muy bueno, se le oía muy bien y con un sonido que no había oído antes, más definido y mejor empastado con la batería, quizá el buen sonido del que gozaron todo el evento fue primordial para que esto fuera así.

"The hellion/Electric eye" y "You've got another thing comin'" son los dos primeros bises en caer; el primero con uno de los solos que nunca debe dejar de hacer Tipton, y que define perfectamente lo que es un solo made in Tipton. Que le deje los solos que quiera a Ritchie pero este no, claro que si se pone uno a contar, el de "you've got..." tampoco y el otro... tampoco...dificil decisión.

Se van del escenario otra vez y vuelve Scott travis para preguntarnos que tema nos gustaría que tocaran, estaba claro que "Painkiller" y así gritamos todos, con lo que empezó a darle a la batería con la intro del mismo, para que saliera toda la banda a interpretar el tema, un "Painkiller" con el que Halford sufre mucho y que sin miedo siguen interpretando una y otra vez y eso que esta vez Tipton tampoco estuvo muy fino. No es un tema fácil.

Unos minutos pasaban de las 00:00 y empezaba a sonar "Living after midnight" para despedir un concierto de los mejores que hemos podido ver de Judas Priest en los últimos tiempos, donde Halford lo dio todo vocalmente y nos resolvió una de las dudas que teníamos al principio.

Helloween, conciertazo como siempre, son garantía de calidad y una apuesta segura en estos casos. Krokus un buen grupo con un buen hard rock un superviviente de la época dorada del hard rock y heavy metal.

Muchas buenas sensaciones y muchas caras de felicidad entre la gente, un público mayormente veterano que seguro que disfruto de todos los grupos.

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALESTORM + SKÁLMÖLD

14-12-2018, Salamanca (Sala Camelot)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

14-12-2018, Sevilla (Sala Even)

ALESTORM + SKÁLMÖLD

15-12-2018, Madrid (Sala Cats Concerts)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

16-12-2018, Zaragoza (Sala Utopía)

ZEAL & ARDOR

18-12-2018, Madrid (Sala Copérnico)

Ver Más »