Dokken + Vanadine

Razzmatazz 2, Barcelona

31 de Octubre, 2015

Salva G.

hace 3 años

Si me preguntáis si anoche me gustó el concierto, mi respuesta claramente es sí. Si me preguntáis si el concierto de anoche estuvo bien, mi respuesta es no.

Como fan de Dokken adoro poder ir a uno de sus shows a día de hoy. Poder escuchar todos esos clásicos interpretados a la perfección musicalmente hablando. Pero como amante de la música, escuchar a Don cantar me crispa los nervios. Sé que el pobre hace todo lo que puede y más. Pero sinceramente, no es suficiente y menos cuando la entrada no tiene un precio barato que digamos.

Otra cosa es que disfrutase cada instante del concierto. Cantase todos los temas, unos más que otros, a voz en grito, así tengo la garganta hoy, y que saltase y agitase mi dolorido cuello canción tras canción. Es todo un privilegio a día de hoy escuchar esos temas en vivo. Por muy maltrecha que tenga Don la garganta. Chris y Mick hacen lo que pueden con los coros, pero al final lo que prevalece es la voz de Don y eso señores míos, hace años que ya no existe. Al menos no intentando hacer los agudos de los ochenta. Además tenía un problema añadido: mi posición en el concierto. Al estar justo enfrente de John, en muchas ocasiones el sonido de su guitarra era tan alto que tapaba cualquier otro instrumento, acrecentando el problema con la cascada voz de Don.

Pero a eso ya llegaremos. Empezaremos por el principio.

A las nueve y cuarto comenzó a sonar por el P.A. de la sala “Without warning”, el tema que abría “Tooth and nail” a modo de introducción. Dos minutos después las luces del escenario estaban encendidas, y una marea de técnicos intentaba arreglar la guitarra de Levin. No sonaba y no encontraban el problema. Mick aprovechó para hacer lo que mejor sabe hacer si no está de una batería: hacer el tonto. Agarró el micro y comenzó a entretenernos. Primero felicitándonos el halloween, luego disfrutando y riendo al ver a un niño entre el público disfrazado de Freddy Krueger y al final sentándose en la tarima de su batería. Tras más de un cuarto de hora intentando solucionar el problema, este se arregló. No sin antes aparecer en escena el mismísimo Don para ver qué pasaba.

Tras volver a ponerse los músicos en su puesto, y gritar Mick el nombre de la banda a modo de presentación, de nuevo volvió a sonar la famosa intro.

Tras ella la banda arremetió con una rápida y dura “Empire”, a la postre único tema de la última obra de estudio del grupo que supuestamente venían a presentar en una demasiado corta gira europea, tan solo seis fechas.

La banda suena que atruena. La guitarra de Levin llena en todo momento el sonido del grupo, y si queda algún resquicio sin llenar, la pegada de Brown se ocupa de llenarlo. Chris, el nuevo bajista tras Barry, Sean y Mark, componente de House Of Lords (le pudimos ver en el último y movido concierto de los de James en Barcelona) cumple su cometido con su instrumento a la perfección, dota a la banda de una buena imagen y sus coros se agradecen, aunque se siguen echando en falta los del añorado Jeff.

Pero como siempre digo, el poder de las canciones puede con todo. Escuchar “Into the fire” en vivo treinta años después de su edición, aún me emociona. Y como esta puedo nombrar “Dream warriors” que Don aún sigue presentando como la banda sonora de Pesadilla en Elm street, “The hunter” o “Kiss of death”, por no hablar de la joya de la corona, “Alone again” que cantamos palabra por palabra los viejos fans del grupo dejándonos nuestras cuerdas vocales en cada de las sílabas de la canción.

Aún recuerdo cuando mi tía Magdalena, fallecida en 1988, me regaló por sorpresa, siempre fui su sobrino favorito, “Tooth and nail” en enero del 85, haciendo que naciera en mí la pasión que siento por la banda en general y sus componentes en particular.

Pero no creo que eso importe mucho. Al menos no para el que lea esta crónica. Para mí por supuesto sí que representó y sigue representando, incluso sigo pensando en ella cada vez que escucho a la banda.

Sigamos con lo acontecido anoche. “Sunless day” sonó a gloria. Único tema del disco que Don grabó con Norum, excelente álbum por cierto, el riff que este creo para la canción atronó en todo el recinto e hizo que agitase mi cuello más de lo debido.

Lástima que la voz de Don seguía quedando apagada por el volumen de los instrumentos y por su penoso estado vocal. Tras esta, Don agarró su vieja guitarra con los lobos serigrafiados en ella, los mismos que aparecían en la contraportada del disco “Back for the attack” o en la portada del single promocional de “Burning like a flame” y dio apoyo con ella al siguiente tema: “Breaking the chains”.

John sigue clavando los solos de Lynch. O de Norum. Tanto da. Incluso tiene su momento, si es que no lo es todo el concierto, en la extensa, y por momentos soporífera “Too high too fly” con ese aire de The Doors que impregna todo el tema, es el momento justo para dar rienda suelta a una pequeña jam donde Chris y Mick apoyan los solos de Levin.

Está claro que el triunvirato de “Tooth and nail”, “Under lock and key” y “Back for the attack” no será superado nunca, lo sabemos, tanto nosotros como la banda, y aprovechan ese éxito para introducir la mayor cantidad de temas de esos tres discos en el set list como sea posible. De los 16 temas que sonaron, nueve pertenecen a esos tres discos. Más de la mitad. Y sinceramente, “This fire” podía haberse quedado fuera del set, o al menos no haber sonado como primer bis.

“In my dreams” sonó de maravilla, tras esos coros que dan inicio al tema interpretados a capella por la banda. Algo que ya se pudo comprobar en “Maddest hatter” que tiene un inicio clavado, aunque el final sea absolutamente diferente. Levin se volvió loco y aceleró el tema al máximo, cada vez un poco más hasta que finalizó.

Ciertamente la banda tira por el camino directo. De los 16 temas, la mitad son singles. Eso le llamo yo hacer un concierto de grandes éxitos. Y los otros ocho son igual de conocidos que los singles. Apuesta al caballo ganador. Lástima de la voz de Don.

“Tooth and nail”, el tema, cerró un rápido pero intenso set de una forma ciertamente feroz. Ya lo preguntó Mick antes de su interpretación: ¿queréis escuchar algo realmente heavy? Y a fe que lo fue.

Dokken en directo a día de hoy son un producto para los fans, y para todo aquel que no les haya visto nunca en vivo. Los primeros repetiremos vengan cuando vengan. Los segundos no creo que vean un nuevo show de los americanos en los años venideros. La gran suerte para Don y su banda, sea cual sea esta, es que siempre tendrá esa legión de fans que le apoyamos y siempre habrá alguien interesado en verles por primera, y seguramente, única vez en su vida en vivo.

Sí que es cierto, como dije anteriormente que escuchar esos temas en vivo emociona, sobre todo al fan de la banda, pero seamos honestos, vocalmente Don ya no es lo que pudo ser. Sus 62 años pesan demasiado, y sus excesos, aunque no le vi fumar como antaño, sí le vi beber sin parar, no le hacen ningún favor. En realidad ni yo mismo lo soy, hoy tengo las rodillas doloridas de pasar ayer cuatro horas de pie.

Y es que antes de Dokken pudimos disfrutar de Vanadine. Banda que no conocía y que llegaba de Suiza.

Sus cuatro miembros, Mitch, Tom, Chris y Andy, nacidos como banda en 2011 tienen un disco de estudio bajo el nombre de “Liar” editado el pasado año, como se pudo leer en las pancartas que flanqueaban el escenario, aunque muchos asistentes pensasen que ese era el nombre de la banda (también pudo llevar a confusión que en las camisetas del grupo aparecía en caracteres más grandes la palabra que el nombre de la banda) y ese es el que venían a presentar. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Tras nueve temas y algo más de media hora dejaron un buen sabor de boca. Sus tesituras están dentro del metal moderno en ocasiones, aunque en otras recuerdan a Extreme, “Da boobs” es la prueba de ello. También tienen sonidos rapeados, e incluso sampleados, el batería se ocupaba de lanzarlos.

Disfrutaron de su actuación, hicieron que el público aplaudiera sus temas, cantara alguno de ellos y se divirtiera con sus canciones. Sin duda “Fuck you” fue la más coreada.

En definitiva, una noche que no pasará a los anales de la historia musical de esta ciudad, pero que quedará en nuestros corazones para siempre por una u otra causa (el fan, por fan, el neófito por ser la primera vez que los vio)


 

Set list:
1. Without warning
2. Empire
3. Into the fire
4. Dreams warriors
5. Sunless days
6. Breaking the chains
7. The hunter
8. Kiss of death
9. Alone again
10. Too high too fly
11. Maddest hatter
12. Its not love
13. In my dreams
14. Tooth and nail
Encore:
15. This fire
16. When heaven comes down
17. Paris is burning

Line up:
Don Dokken: Voz y guitarra
John Levin: guitarra
Chris McCarvill: bajo y coros
Mick Brown: batería y coros

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALESTORM + SKÁLMÖLD

14-12-2018, Salamanca (Sala Camelot)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

14-12-2018, Sevilla (Sala Even)

ALESTORM + SKÁLMÖLD

15-12-2018, Madrid (Sala Cats Concerts)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

16-12-2018, Zaragoza (Sala Utopía)

ZEAL & ARDOR

18-12-2018, Madrid (Sala Copérnico)

Ver Más »