Backyard Babies + Heavy Tiger + Junkstars

Sala Bikini, Barcelona

14 de Noviembre, 2015

Salva G.

hace 2 años

Aun con el miedo y la rabia en el cuerpo por los atentados ocurridos en París, nos acercamos a la coqueta sala Bikini de Barcelona para comprobar si los suecos siguen en buena forma tras su vuelta al circo del Rock and Roll.

Cuando accedimos a la sala, tras unos controles algo más severos que en días pasados, la desolación era evidente. Pocos asistentes. Me hizo temer por la asistencia de público. Por suerte eso solo ocurrió durante la actuación de los grupos teloneros, ya que cuando Backyard Babies hizo aparición en escena la sala aun no estando en su capacidad total si presentaba una digna entrada (digamos que en Blackberry Smoke había muchísima más gente).

Unos minutos después de la hora prevista, hicieron su aparición en un abigarrado escenario los tres componentes de Junkstars, banda de Estocolmo, Suecia, que practican, según sus propias palabras, un Punk/Rockandroll/Distosion.

Max a la guitarra y voz cantante, el barbudo Tobias al bajo y el fornido Mathias a la batería se dedicaron en unos escasos treinta minutos a demostrar que sus palabras son ciertas. Ellos practican un punk rock con distorsión adictivo que gustó a los presentes.

Con tres discos en su haber, venían presentando su última obra, editada hace menos de una semana bajo el nombre de This means war. Su set estuvo perfectamente diferenciado. Los primeros temas, cuatro de ellos pertenecían a su nueva obra. Los restantes, no recuerdo si fueron dos o tres, pertenecían a sus dos anteriores obras.

Una banda con un tema llamado The first time I Heard The Clash debe llamar nuestra atención sí o sí. Y si sus miembros visten camisetas de Rancid o Agnostic Front debemos prestarles toda nuestra atención a su concierto.

Concierto por cierto, que se vio abortado durante quince segundos en donde todo el público, escaso en aquel momento, pero ruidoso al finalizar los temas, mantuvo un respetuoso silencio por los muertos de la noche anterior en la sala Bataclan de París. Max lo grabó con su móvil y se puede ver, que no oír, en su Facebook, aunque con las luces de la sala apagadas poco se puede apreciar.

La divertida This means war, con ese ritmo casi country, parece que esta gente también les gusta Johnny Cash, resultó ser un tributo a los muertos en París. Su tipo de guerra es sobre la paz.

En definitiva, un buen entrante para los segundos platos que consiguió que mis cascadas cervicales sufrieran más de lo permitido.

Puntualmente sobre el horario previsto, las chicas de Heavy Tiger volvían a nuestra ciudad, el pasado año se les pudo ver en Rocksound como cabezas de cartel, para demostrar que, como ellas mismas gritan a los cuatro vientos en uno de sus temas: las chicas tienen pelotas.

Maja, Sara y Astrid demostraron que roquean, aun siendo chicas en un mundo de hombres. Cierto es que oyendo los comentarios que se producían a mi alrededor, me viene una pregunta a la cabeza ¿se le haría tanto caso a la banda (en vivo) si no fueran tres chicas jóvenes, guapas y embutidas en unos apretados monos de color rojo?: No, seguramente.

Otra cosa es que me emocionase comprobar cómo tres chicas/mujeres, interpretasen una furiosa aunque mejorable versión de Living loving maid (shes just a woman) de mis adorados Led Zeppelin. O dejar caer una lagrimita (seguramente algo me entraría en los ojos) al comprobar el parecido físico de Maja, con el pelo más corto que en su última visita, con mi adorada Joan Jett. ¿Esa guitarra que colgada de su hombro es una Signature Melody Makers o me pareció a mí?

Sin duda su máxima son The Runaways, si nos fijamos en La Banda de mujeres por excelencia en el mundo del Rock, pero también adoran a Kiss, The Who, Led Zeppelin o Rolling Stones y sobre todo a bandas de high energy suecas, me vienen a la cabeza Hellacopters y a AC/DC.

Abrir el concierto con un pequeño homenaje a los australianos de adopción es todo un bonito detalle. Una pequeña rendición a la banda de los hermanos Young con un pequeño trozo de Riff Raff para abrir boca y caldear el ambiente.

Las chicas siguen presentando lo que es a día de hoy su último disco, Saigon kiss, que casualmente es el primero. Así que basaron su set en los temas de dicho plástico. Aunque también se pudieron escuchar canciones de otras ediciones.

Sorprende que en vivo aceleren los temas y estos acaben sonando muy parecidos. Algo que comprobamos en Chinatown, segundo tema de la noche. Si en estudio se acerca al sonido Thin Lizzy, y no lo digo simplemente por el título, si no por el sonido de esa guitarra, en vivo se torna, con la mala leche con que lo interpretan en un tema que bien podrían haber grabado Hellacopters.

Su versión de Heavy Tiger de Flaming Sidebruns pasó bastante desapercibida para el público en general, pero sonó francamente bien, y es todo un placer saber que la banda de Eduardo llegó a marcar la vida de alguien tan joven.

La que nadie obvió fue la versión de Led Zeppelin. Primero porque Astrid, batería del combo y encargada en esta ocasión de poner voz al tema, preguntó antes de su interpretación si alguien de los presentes conocía a la banda, y segundo, porque es imposible no reconocer, por muy cambiada que este esté, una versión de los ingleses.

Media hora de rock and roll enérgico que me hace no perder la fe en las nuevas generaciones. Esperemos que esta gira abriendo para Backyard Babies les abra las puertas a recintos mayores y que con su próximo disco se les conozca más, y por supuesto, que tengan una carrera tan longeva como la Reina Joan Jett.

A las nueve y media en punto comenzó a sonar por el P.A. de la sala un viejo tema de Guns and Roses, coreado por cierto por un buen sector de los presentes (hay muchas ganas que se reúnan, sin duda) y un speaker presentó a voz en grito a los suecos, mientras Peder tomaba posiciones tras su pequeño pero eficiente kit de batería. Por cierto, el speaker no era otro que un roadie de la banda que tenía en su maleta de trabajo enganchado un folio con la leyenda: Vive le Paris, en recuerdo de los muertos en la ciudad gala.

Como un ciclón aparecieron en escena el resto de componentes. El estático Johan con su bajo y su pinta de haberse escapado de una banda tributo a Ramones, el inquieto Dregen, quejándose en todo momento por el frío que reinaba en el escenario (al final consiguió que apagasen el aire acondicionado) y un tranquilo e hipertatuado Nicke para arremeter con Th1rt3n or nothing, tema que no solo titula su disco de regreso, sino que también da nombre a la gira y resultó ser el single de presentación del grupo tras un parón de, tan solo, cinco años.

Sí, parece increíble, pero la banda solo estuvo en el dique seco cinco años, y ni eso, ya que los músicos, sobretodo Dregen y Nicke editaron material sonoro, más este último que el primero, en este hiatus de la banda madre, pero visto lo visto anoche parece que el público asistente tenía muchas ganas de ellos.

Personalmente creo que el tema con el que abrieron el show no es el más indicado para este menester, pero tras él, poder escuchar tres temas de su clásico Total 13 poco importa si abren con uno u otro tema.

Y es que Highlights, Made me madman y UFO Romeo son un trío ganador, y si entre ellos suena The clash podríamos hablar de un poker.

Las primeras filas hervían, cantaban todos los temas, con especial énfasis en Brand new hate (¿sabrán que lo compuso el genial Ginger?) sexto tema de la noche y Star war (¿conocerán el proyecto Super$hit 666?) y por supuesto los temas más lentos: el nuevo Bloddy tears, el viejo Roads o el emotivo y acústico Painkiller, aunque solo fuera el primer verso y el coro del tema, dedicado a su autor: Tyla, que como bien comentó Nicke, aun habiendo nacido en Wolverhampton estuvo viviendo en Barcelona unos cuantos años (y sé de qué hablo).

Nadie pone en duda el excelente trabajo de Nicke tras el micro, su imagen, su presencia y su saber estar es parte fundamental de la banda, pero es evidente que Dregen, un nervio inquieto es la esencia del combo. Cada vez que sus coros atruenan por el P.A. la canción que interpreta el grupo sube en enteros (el mejor ejemplo Painkiller), sus coros están a la altura de los de Michael Anthony en Van Halen o los de Richie Sambora en Bon Jovi.

Sigo adorando Heaven 2.9, desde ese pitido de silbato de Dregen hasta la repetición del golpe de batería de Peder. Y sinceramente, no soy el único.

Aunque parece ser que a nadie le gustó el disco de regreso, Four by four, los temas interpretados del mismo tuvieron la misma acogida que cualquier otro tema en su extensa discografía. Y por supuesto fueron igualmente cantados por el respetable a voz en grito. Wasted years fue el último de ellos.

Tras Nomadic, y una hora de concierto, el grupo dejó el escenario para volver a los pocos minutos a por la obvia tanda de bises. Me sorprendió el recibimiento que cosechó Minus Celsius, el segundo de ellos. Tal vez su inclusión en Guitar Hero III le haya favorecido hasta tal punto.

Pero tanto da. El broche de oro estaba por llegar, y lo sabíamos. Así que cualquiera de los temas que hubieran interpretado hubiera pasado sin pena ni gloria tras el cierre del concierto con Look at you.

Había habido conatos de moshing en algunos temas del concierto, pero habían durado bien poco. Look at you fue el detonante del auténtico pogo.

Un cierre que marcaba el broche final de un corto pero intenso show (cada vez que Dregen accedía a una de las plataformas del escenario me veía duchado en sudor) que aun teniendo sus claros y sus oscuros resultó ser la certificación de que tenemos Backyard Babies para rato.


Set list:
1. Th1rte3n or nothing
2. Highlights
3. The clash
4. Made me madman
5. UFO romeo
6. Brand new hate
7. Dysfunctional profesional
8. Bloody tears
9. Heaven 2.9
10. A song for the outcast
11. Star war
12. Painkiller / Roads
13. Wasted years
14. Nomadic
Encore:
15. Abandon
16. Minus Celsius
17. Look at you

Line up:
Nicke: guitarra y voz
Dregen: guitarra y voz
Johan Blomqvist: bajo
Peder Carlsson: batería
 

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALESTORM + SKÁLMÖLD

14-12-2018, Salamanca (Sala Camelot)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

14-12-2018, Sevilla (Sala Even)

ALESTORM + SKÁLMÖLD

15-12-2018, Madrid (Sala Cats Concerts)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

16-12-2018, Zaragoza (Sala Utopía)

ZEAL & ARDOR

18-12-2018, Madrid (Sala Copérnico)

Ver Más »