Black Star Riders + 4Bitten + The Weyers

Sala Razzmatazz 2, Barcelona

15 de Noviembre, 2015

Salva G.

hace 2 años

Tras la noche de Rock and roll high energy punkarra que habíamos podido disfrutar en la coqueta sala Bikini de la mano de Backyard Babies + Heavy Tiger + Junkstars, llegaba el turno del Hard Rock más clásico de la mano de Black Star Riders, otrora llamados Thin Lizzy, pero que por respeto al enorme legado del malogrado y genial Lynott decidieron cambiar su nombre por el de la famosa banda de forajidos, algo que sinceramente todos sus componentes representan a la perfección.

Con puntualidad inglesa, extraño ya que a excepción de Warwick el resto de banda es americana, aparecieron en escena bajo una ovación del respetable los músicos para iniciar su excelente concierto con Bloodshot, tema perteneciente a su primer álbum All hells break loose.

Había ganas de Black Star Riders, y más después de haber cancelado su concierto de presentación de su primer disco. Así que todas y cada una de las canciones así como todos y cada uno de los manierismos propios de una banda de Hard Rock con historia, tanto propia como conjunta, fueron recibidos con más y más aplausos, gritos y silbidos.

Por supuesto en casos como estos los viejos temas de Thin Lizzy se llevaron la palma en cuanto a volumen sonoro en su recepción, pero personalmente pienso que aunque la banda no interpretase ninguno de aquellos clásicos tienen material propio de calidad para poder llenar un set list digno.

Sus dos álbumes de estudio contiene buen material, por momentos excelente que bien podrían llenar un concierto, pero si además echan mano de aquellos temas que grabase Gorham junto a Lynott...a nadie amarga un dulce.

No hay nada reprochable en querer sonar como Thin Lizzy. Un buen espejo al que mirarse.

Y sin lugar a dudas los músicos que conforman este grupo, sí, grupo, ya dejó de ser un proyecto tras la edición de su segundo disco The killer instinct a principios de año, atesoran una calidad y un bagaje musical digno del legado de Phil.

Warwick y su pose de motero macarra inicial, Gorham con su prestancia, Damon y su presencia en escena, DeGrasso y sus golpes y Crane, que sustituyó al huidizo Mendoza (ahora en The Dead Daisies) con su hiperactividad, demostraron que son un grupo a tener muy en cuenta.

Tras la fiesta que supuso Jailbreak, clásico atemporal, Soldiertown no solo era la presentación en vivo del nuevo disco, a la postre el que la banda venía presentando, sino también un claro ejemplo de lo que es sonar como Thin Lizzy: raíces celtas, guitarra dobladas, coros cuidados, batería omnipresente casi militar en su golpeo y mucha melodía.

Sin duda alguna la presencia de Damon Johnson tanto a la guitarra, su trabajo con este instrumento es esencial a la hora de conseguir ese sonido de guitarra doblado junto a Gorham, como a los coros es básico en el sonido del grupo. No olvidemos que él lideraba aquella olvidada banda llamada Brother Cane que tuvimos la ocasión de ver abriendo para los Skid Row de Seb Bach el 18 de noviembre de 1995, casualmente algo más de veinte años (tres días después y lo clavan) así que era un cantante más y ese background se nota y mucho.

En Charlie I gotta go vimos como Warwick se hacía con la guitarra acústica por primera vez en el show. No sería la última. Tras la rápida y machacona Are you ready de Thin Lizzy la retomó para una emotiva Hey Judas de su primer álbum.

Sí, a estas alturas mi cuello ya estaba para fregas y saquitos calientes, y solo llevábamos seis temas. Por suerte estar justo delante de Ricky apoyado en la valla del foso de fotógrafos me daba ánimos a seguir agitando mis malogradas cervicales. Y es que este hombre es un ciclón. Una batería eléctrica auto recargable.

La sorprendente Waiting fo the alibi con ese peculiar sonido de bajo y las guitarras dobladas en su inicio, en este caso el primero obra de Crane y lo segundo obra de Gorham y Johnson hizo no solo que me emocionase, si no que sonó delicado y delicioso a la par y los presentes así lo sintieron y jalearon su interpretación.

A estas alturas Warwick ya estaba sin gafas ni chaqueta, enseñando sus tatuados y musculosos brazos, y el resto de banda sudaba como si estuvieran ante miles de personas tocando. En realidad no creo que hubiera más de 400 asistentes. Pero eso no fue óbice para que el grupo se entregase al 100%. Al final del show cuando saludaron me pareció ver a DeGrasso algo tocado, como si anduviese mareado tras el esfuerzo hecho. Uno de los roadies que andaba por allí le ayudó tras el saludo a descender del escenario.

La ejecución de los temas era perfecta, la conjunción de los músicos máxima y el sonido del concierto fue mejorando canción a canción hasta tener un sonido bueno para la sala en la que estábamos.

La mayor ovación hasta el momento fue para The boys are back in town. El viejo clásico de Thin Lizzy de su Jailbreak sonó a gloria. Esas guitarras hicieron las delicias de todos los presentes, tanto en este tema en concreto como en el resto de los interpretados que también contaron con esas twin guitars tan características.

Bound for glory, el tema de All hells bbreak loose siguió con la estela Lizzy con se sonido tan particular.

La banda disfrutaba en escena y eso señores míos, como siempre digo, se nota y acaba haciendo mella en los presentes que sonríen, cantan y disfrutan con lo que la banda ofrece. Se lama feedback.

Blindsided volvió a contar con la acústica de Warwick. Sutil, emocionante y cargada de fuerza. Kingdom of the lost nos recordó las raíces celtas que impregnan la música de Lizzy y nuevamente la batería sonando como si de un himno militar se tratase.

Sinceramente encontré el set list bastante equilibrado. Con dos álbumes en el mercado, y uno de ellos presentándolo en vivo, interpretar cinco y seis temas respectivamente de ambos lo encuentro ideal. Además de por supuesto todos los clásicos de Thin Lizzy que sonaron.

Emerald fue el punto álgido del concierto. Sin ningún tipo de duda. Siempre desde el punto de vista de la banda. Épica, intensa, mágica y exagerada hasta su final. Así sonó el viejo tema de Thin Lizzy de la mano de estos Black Star Riders actuales comandados por el tatuado Warwick y el clásico Gorham.

La rítmica The killer instinct, que no solo da título al nuevo disco si no a la gira, The killer instinct tour, cerró el show antes de los consabidos bises. Dos versiones, la primera de Bob Seger, la segunda de un viejo tema tradicional irlandés, llevadas al éxito masivo por Thin Lizzy sonaron a gloria, y fueron la guinda de un magnífico pastel.

Rosalie y Whiskey in the jar, esta última bastante metalizada dejaron un excelente sabor de boca del show de BSR y culminaron una noche de Hard Rock clásico inédito en Barcelona (la no venida de Michael Schenker y su Templo del Rock así como la omisión de la ciudad en la gira de Y&T dejó a BSR como los responsables de mantener el listón del Hard Rock clásico vivo.

Una noche que comenzó con la actuación de The Weyers, un dúo al más puro estilo The White Stripes que calentaron al escaso público asistente en aquel momento. Creo que éramos unas quince personas cuando hicieron acto de presencia en un reducido escenario.

Venían de Suiza. Más concretamente de Zúrich. Los hermanos Meyer con una batería, una guitarra y la voz sorprendieron a más de uno, e incluso los escasos asistentes, corearon alguna que otra canción.

Estilísticamente no tenían mucho que ver ni con Black Star Riders ni con 4Bitten, los griegos que tocaron después de ellos, pero su propuesta de tan original que resultó caló entre los asistentes que aplaudieron su esfuerzo.

Julia, Big Mouth, la pinkfloidiana The heart of all things y la coreada Beep beep beep entre otras hicieron más amena la espera de los cabezas de cartel.

Tras su media hora de actuación hicieron acto de presencia los anteriormente citados 4Bitten. Tuve la ocasión de verlos abriendo para UFO en su anterior visita a nuestra ciudad, casualmente en la misma sala que anoche, y en ambas ocasiones cumplieron con la papeleta de grupo soporte.

Los de Atenas venían presentando su hasta ahora último álbum, Rewind & erase editado este mismo año 2015 y eso fue, sorprendentemente lo que hicieron: basar su set en temas exclusivamente de ese disco, obviando los dos anteriores del combo. Supongo que sus razones tendrán, así que no soy nadie para juzgar sus acciones.

El hiperactivo George a la guitarra, el tranquilo Akis al bajo, el metrónomo de Angelo y la presencia de Fofi a las voces, con su melena leonina y su potente voz hacen de 4Bitten una banda a tener en cuenta, tal vez su metal fuera demasiado moderno para la ocasión, pero nos hizo vibrar con todos y cada uno de sus temas.

Black Sabbath, Metallica (época Loads), Alice In Chains, Stone Sour y Janis Joplin, esta última por la potencia de Fofi con su voz vienen a la memoria al escuchar a la banda.

Les pusieron ganas, pasión y mucha fuerza. Se ganaron los aplausos del público y disfrutamos de los temas de su nuevo álbum: desde la inicial Broke, hasta la final Rewind & erase, que da título al disco. Sinceramente no pienso rebobinar y borrar su concierto en mi memoria.

Excelente noche de Hard rock la que vivimos el domingo en la dos de Razzmatazz. Allí estaremos cuando Black Star Riders vuelvan de gira con su tercer disco. Que seguro tendremos.

 

Black Star Riders set list:
1. Bloodshot
2. Jailbreak
3. Soldiertown
4. Charlie I gotta go
5. Are you ready
6. Hey Judas
7. Through the motions
8. Waiting for the alibi
9. Hoodoo voodoo
10. The boys are back in town
11. Bound for glory
12. Blindsided
13. Kingdom of the lost
14. Finest hour
15. Emerald
16. The killer instinct
Encore:
17. Rosalie
18. Whiskey in the jar

Black Star Riders line up:
Ricky Warwick: voz y guitarra
Scott Gorham: guitarra
Damon Johnson: guitarra y coros
Robbie Crane: bajo y coros
Jimmy DeGrasso: batería 

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALESTORM + SKÁLMÖLD

14-12-2018, Salamanca (Sala Camelot)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

14-12-2018, Sevilla (Sala Even)

ALESTORM + SKÁLMÖLD

15-12-2018, Madrid (Sala Cats Concerts)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

16-12-2018, Zaragoza (Sala Utopía)

ZEAL & ARDOR

18-12-2018, Madrid (Sala Copérnico)

Ver Más »