F.M. + Electric Boys

Sala Razzmatazz 3, Barcelona

20 de Noviembre, 2015

Salva G.

hace 2 años

Excelente dupla la protagonizada por los ingleses F.M., los reyes del A.O.R a día de hoy, y los suecos Electric Boys, con su funk rock explosivo. Comparten cartel, y aunque en nuestra apestosa ciudad abrieron los suecos, en otras ciudades, allí donde son más conocidos que los ingleses, los chicos eléctricos se encargan de cerrar cada noche los shows.

En Barcelona parece ser, viendo la asistencia, que los ingleses no generan mucho interés, y charlando con los asistentes, los suecos ni eran conocidos. Para el que esto suscribe, digamos que sin Electric Boys en el cartel no hubiera ido al concierto, ya disfruté de F.M. hace algo más de un año y medio en su visita a Bikini junto Hardreams, pero sin duda su inclusión en el cartel resultó más que interesante. No negaré que si Electric Boys hubieran cerrado la noche para mí hubiera sido perfecto, pero entonces deberían haber tocado en Rocksound, como hicieron en su primera visita, y no en la pequeña de Razzmatazz. El tirón de los de Conny Bloom en mínimo en esta ciudad, incluso habiendo tocado junto a Hanoi Rocks poca gente conoce el bagaje musical de este hombre.

Así que con estas explicaciones previas entenderéis la razón de que un servidor, que aunque crítico, primero de todo es fan, se presentase a las cuatro de la tarde delante de una más que desolada puerta de Razmatazz 3. Tan solo los camareros del Pepes Bar ocupaban la calle esperando que abrieran el bar para comenzar su jornada laboral.

La espera no fue eterna. Aunque tuve que dejar mi lugar de vigilancia por unos minutos, la edad no perdona y el baño se convirtió en mi máximo objetivo tras más de tres cuartos de hora de espera, tras la vuelta a mi puesto de vigía con una café caliente entre mis heladas manos, hicieron acto de presencia Franco y un irreconocible Niklas, guitarra y batería de Electric Boys. Tras las firmas de rigor, unas risas y cuatro palabras cruzadas (mi inglés no da para más) entraron a la sala, previa ayuda de un servidor, no encontraban la puerta de acceso, dejándome de nuevo solo ante el peligro en una ahora sí, absolutamente vacía calle Pamplona.

Por suerte para un servidor, a los escasos minutos, uno o dos como mucho, Conny y Andy aparecían de la nada y me firmaban mis discos. Cuatro palabras más, un apretón de manos de un emocionado Conny, las firmas de rigor, y de vuelta a casa, a esperar a que llegase la hora de volver a la sala.

Un té caliente, un bizcocho, descanso rápido en el sofá y de nuevo camino de Razzmatazz. ¿Cuántas veces habré hecho ese camino en mi vida? Espero que nunca deje de hacerlo.

Cuando me presenté en la puerta tan solo seis personas formaban una escueta cola de entrada. A las ocho en punto abrieron puertas y aunque ya tenía delante de mí unas quince personas (todas ellas se colaron utilizando la amistad con las cinco primeras) conseguí ponerme en primera fila. No centrado con el escenario, pero sí pegado a él. Le comenté a mi vecino de fila si sería tan amable de enrocarse conmigo para el show de Electric Boys, para volver después del mismo a nuestra posición inicial, y no hubo problemas en ello.

Así que a las 20.15 3n punto cuando hicieron su aparición en escena Electric Boys, un servidor no solo tenía sus firmas, si no que había conseguido una inmejorable posición para disfrutar de su corto pero intenso set.

Un set basado casi exclusivamente en su primera obra de estudio, Funk-O-metal carpet ride, que cumple veinticinco bien llevados años, no como yo, que cada año que pasa estoy peor.

Su funk descolocó al más pintado. Por suerte la banda tiene una fuerte carga de Hard Rock y a la larga consiguieron, no solo que el público cantase sus temas, tres en concreto, si no que aplaudieran con pasión todas las canciones y comprasen material del combo en el puesto de marchandise. Sí, anoche mis adorados Electric Boys se ganaron más de un fan, gracias a su buen hacer en escena.

Diez temas. Ocho de aquel lejano primer disco. Contando las dos versiones que aparecieron de él. La sueca y la internacional. El listado de canciones difería en ambos casos. Y dos de su segundo trabajo: Groovus maximus. El resto de discografía, tres discos más, incluyendo su última obra Starflight united editada este mismo año 2015, pasó desapercibida. Extraño, teniendo en cuenta la calidad que atesoran todas y cada una de las canciones que la componen. Entiendo que del hardroquero Freewheelin no interpreten nada, al fin y al cabo solo Conny y Andy estaban en él, pero sus dos últimas obras me parecen puntales básicos en su discografía como para obviarlos de un plumazo. Espero que lo solventen con una gira propia sin aniversario de por medio en breve.

La sicodélica e inicial Psychedelic eyes se fundió con Into the ditch. Listón alto. Canela fina para fans. The change bajó el ritmo. Un tema que versa sobre el amor. Ambiente sicodélico. Y el primero en ser coreado por el respetable a petición de Conny. Vale, ese nanananaaaaa nanananaaaaa, no es muy difícil de corear, pero coño, si no pones interés en ello, por muy fácil que sea si no consigues la complicidad del público, y señores míos, Electric Boys lo consiguió no canta ni Dios.

Electrified sonó algo más dura que en su versión de estudio, bastante más funky, ni siquiera Conny gritó aquello de: funky time! Que abre el tema. Feaky funksters sonó potente. Un tema que bien podrían haber llevado al éxito masivo Red Hot Chili Peppers pre Blood sugar sex magik. Fue el primer tema en el cual Conny dejó todo el protagonismo de la guitarra en manos de Franco Santunione. El guitarra original de la banda que no apareció en su anterior visita a nuestro país.

Conny conectó con el respetable. Habló con él. Les hizo cantar. Saltó. Rió. E incluso le dejó su guitarra a un chaval que ocupaba las primeras filas de nombre Nathan y que se marcó un solo de guitarra que seguro su madre o su padre, que también estaban presentes (eran cuatro de los cinco que esperaban a entrar antes de que abrieran puertas) grabaron con sus móviles para la posteridad. Espero que desde ese momento se hayan convertido en fans del grupo.

Antes de interpretar dos temas de su segundo disco, Conny comentó que había gente que le preguntaba que porqué no tocaban temas de ese disco. Así que ahí estaba la respuesta para ellos.

Mary in a mystery world sonó excelsa. Desde esa intro con sonido renacentista hasta ese interludio in crescendo que derivó en una pequeña jam por parte de los músicos, pasando por el pegadizo estribillo que no cesé de cantar. Knee deep in you fue el segundo tema del segundo disco. Algo más dura que la anterior y con un pequeño regusto a blues consiguió más aplausos del público. Captain of my soul tuvo como invitado a Nathan y su solo. Seguramente nunc alo olvidará.

Y All lips and hips, el mayor hit del grupo cerró la noche con todo el público cantándolo a voz en grito. Fue el tercer tema en ser coreado por todo el público. Algo que no solo emocionó a Conny, si no que a un servidor se le pusieron los escasos pelos que conserva como Scorpions. Sí, soy así de Heavy. El segundo fue Rags to riches. Aunque creo que poca gente conocía el título de la canción y cantaban algo parecido a él. Al menos la intención es lo que cuenta.

Saludos al respetable, gracias por acudir y dejaron libre el escenario para que los pipas preparasen el mismo para el regreso de F.M. a nuestra ciudad, no sin antes anunciarnos que esa noche era el cumpleaños de Conny y estábamos todos invitados a cerveza en el puesto de merchandise.

Allí me encaminé para hacerme con una de las camisetas conmemorativas de la gira y un extraño y gratuito pin (la chica no quiso cobrármelo, no por nada, sino por ver que el freak que estuvo esperando en la entrada a la banda era en realidad fan de la misma y no un mero cazador de autógrafos) y una foto con toda la banda que allí se encontraba haciendo las delicias de todo aquel que quisiera inmortalizar el momento, y no fueron pocos. Niklas se sorprendió de nuevo al verme por allí, no solo había estado con él antes del show, si no que le pedí personalmente su set list que muy amablemente me cedió, y crucé unas palabras con Conny. Concretamente quería saber si nuevo disco en solitario, que grabará bajo los auspicios de Pledge Music contaba con una banda para su grabación o todo corría a su cargo. Tras confirmarme lo primero, tiene una banda en la que destaca el batería de Hellacopters (estos suecos se lo hacen todo ellos) le di las gracias por el concierto y retomé mi posición en primera fila para presenciar la excelente y memorable actuación de F.M.


Set list Electric Boys:
1. Psychedelic eyes
2. Into the ditch
3. The change
4. Electrified
5. Freaky funksters
6. Mary in the nystery world
7. Knee deep in you
8. Rags to riches
9. Captain of my soul
10. All lips n hips

Line up Electric Boys:
Conny Bloom: voz y guitarra
Franco Santunione: guitarra y coros
Andy Christell: bajo y coros
Niklas Sigevall: batería


Los ingleses venían presentando su último disco: Heroes and villains, editado este mismo año 2015, con su formación más estable en cuanto a estudio se refiere, los cinco músicos grabaron cuatro álbumes desde que se unieron en 2008, un año después de la reunión oficial de la banda en 2007. Y sinceramente se nota.

Es bien cierto que tenían ganado el partido antes de bajar del autocar, utilizando un símil futbolístico del gran y malogrado H.H., pero se ganaron el aplauso de cualquier escéptico que hubiera en la sala con su buen hacer.

Su sonido es puro A.O.R. para bien y para mal, y visto lo visto todo fue para bien. Iniciaron su concierto con un tema de su Heroes and villains, y retomaron este mismo disco instantes después con la imponente Life is a highway. Al fin y al cabo presentaban ese trabajo y no es un mal inicio.

Es evidente que tanto su primer álbum como su segundo plástico, Indiscreet y Tough it out pesan mucho en la historia del grupo, así que ambos discos tienen un peso específico en el set list del concierto. Cuatro temas de cada uno de ellos, y los ocho, clásicos absolutos del género primero y de la banda después.

I belong the night fue el primero de todos en sonar. Con un Steve Overland sublime a las voces y con un predominio de las guitarras por encima de los teclados de Jem la canción sonó potente y dio pie a lo que finalmente fue la noche, una comunión entre público y banda que hizo incluso humedecer los ojos del mismísimo Overland tras el primer bis.

F.M. y su música tienen la facilidad de conseguir que una pareja baile uno de sus temas en pleno concierto. Closer to heaven fue el tema. La pareja que estaba tras de mí vestían camisetas de Pantera.

Las canciones eran cantadas por el respetable una tras otra, sin importar el disco del que proviniesen, algo que dice mucho a favor de la banda. Sí, éramos pocos pero más que bien avenidos. Es lo bueno de ver a una banda con tan escaso público, todos los asistentes son fans del mismo y lo viven como si ese fuera el último concierto del grupo. Let love be the leader es la muestra perfecta de ello.

Wildside sonó poderosa y cortante, pero llena de melodía. Frozen heart y Tough it out recordaron el porqué de la fama de la banda. Ambas cantadas por el público.

El inicio de That girl quedó apagado por el griterío. Sinceramente mientras lo estaba escuchando en vivo me vino a la memoria el famoso Eye of the tiger, y pensé, Dios, este tema es una excelente canción para correr por la calle. Ese ritmo enamoró al mismísimo Steve Harris como no iba a hacer lo mismo conmigo.

El final del set resultó incendiario. Un tema tras otro de sus dos primeros discos sació la sed del respetable que cantó a tal volumen que al bueno de Overland casi no se le oía. Burning my heart down y Bad luck cerraron la noche antes de los bises.

Se iniciaron con Overland y Jem solos, interpretando una emocionante y desnuda Story of my life que se ganó la mayor ovación de la noche. Y es que escuchar a Steve cantar simplemente con un colchón de teclado dicha canción puso mis pelos nuevamente como Scorpions. Nosotros nos emocionamos, pero él también, y acabó con los ojos humedecidos.

El segundo bis dio inicio con Pete tras su kit arengando a las masas a corear con él el famoso oé, oé, oé, subiendo y bajando el volumen a su gusto. Una anécdota divertida que destensó el íntimo momento vivido anteriormente con Story of my life.

Other side of midnight cerró una mágica e inolvidable noche que quedó para el recuerdo como no podía ser de otra forma con unas cuantas fotos realizadas con el móvil de Pete tras su batería que se pueden ver en el Facebook de la banda y que aunque la entrada no fuera todo lo boyante que en un principio pensó el promotor, el show estaba destinado en la 2 y al final se realizó en la sala 3, estoy convencido que el recibimiento que tuvo el grupo y sus canciones, así como el calor del público barcelonés hará que la banda regrese a mi ciudad en breve.

Set list F.M.
1. Digging up the dirt
2. I belong to the night
3. Dont stop
4. Closer to heaven
5. Let love be the leader
6. Life is a highway
7. Crosstown train
8. Wildside
9. Tough love
10. Frozen heart
11. All or nothing
12. Tough it out
13. That girl
14. Burning mmy heart down
15. Bad luck
Encore:
16. Story of my life
17. Other side of midnight

Line up:
Steve Overland: voz y guitarra
Jim Kirkpatrick: guitarra y coros
Merv Goldsworthy: bajo y coros
Pete Jupp: batería
Jem Davis: teclado, amónica y coros

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Nuevos Discos

Más discos »

Agenda

ALESTORM + SKÁLMÖLD

14-12-2018, Salamanca (Sala Camelot)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

14-12-2018, Sevilla (Sala Even)

ALESTORM + SKÁLMÖLD

15-12-2018, Madrid (Sala Cats Concerts)

CRISTAL VIPER + TOXIKULL

16-12-2018, Zaragoza (Sala Utopía)

ZEAL & ARDOR

18-12-2018, Madrid (Sala Copérnico)

Ver Más »