Kiss

Destroyer (Ressurected)

9/10

Universal Music

★★★★☆
Salva G.
hace 7 años
Todos y cada uno de los fans de Kiss tienen su disco favorito. Aquel que se llevarían a una isla desierta o salvarían de un incendio fortuito en su casa, antes incluso que a su propia mujer.

Sí, los hay hasta que prefieren “Music from The Elder” o “Asylum”, pero sinceramente, son una minoría, y seguramente, vivirán en un gueto.

Un servidor siempre amó la trilogía compuesta por “Destroyer” (1976), “Rock and roll over” (1976) y “Love gun” (1977), siendo “Destroyer” mi única elección en caso de un incendio un viaje a una isla desierta o la respuesta a la odiosa pregunta: ¿cuál es tu disco favorito del grupo? Sí, es posible que los más viejos del lugar, que los hay, elijan “Kiss” (1974), “Hotter than hell” (1974) y “Dressed to kill” (1975), a la postre los tres primeros discos del combo, la base para “Alive” (1975), y no creo que nadie se decante por “Dynasty” (1979) o “Unmasked” (1980) como sus obras favoritas, por mucho que estas contengan grandes temas: “I was made for loving you” o la versión de “2000 man” en el primero y “Shandi” y “Talk to me” en el segundo, de los ocho primeros discos en estudio de Kiss con la formación clásica y básica: Gene, Paul, Peter y Ace, al más puro estilo Paul, John, Ringo y George.

Así que os podéis imaginar cómo está un servidor de emocionado cuando tiene la versión remasterizada de su disco favorito de Kiss en el año 2012, celebrando lo que debería haber sido el treintaicincoavo cumpleaños del disco el pasado año. Una serie de problemas hicieron que se editase este 2012, pasándose de la fecha señalada.

No creo que deba dar una explicación del por qué adoro este disco, pero es bien fácil de suponer: marcó una época en mi vida; y como siempre digo, el ser humano, animal de sensaciones y emociones, asocia la música que escucha a ciertos momentos de su vida, haciéndolas inseparables. También resultó ser el primer disco de ellos que escuchaba ellos, así que esto definitivamente decantó la balanza.

Pero por encima de todo, hechos, sensaciones, momentos vividos o recuerdos pasados, están las canciones y señores, este disco contiene nueve CANCIONES. Así, en mayúsculas.

Aunque en un principio le pasara algo parecido a lo que tuvo que sufrir el famoso “Appetite for destruction”, que no explotó hasta que apareció un año después de su edición el single “Sweet child o’mine” la inconfundible balada, en este caso fue “Beth”, cuarto y último single del disco, no hay que desmerecer “Detroit Rock city” que empujó algo más al disco en sus ventas, cosa que no había conseguido “Shout it out loud” o “Flaming youth” anteriormente, la que encumbró al disco a lo más alto. Pero al final, tras la edición de “Beth” como cara A, posiblemente junto “Imagine” de Lennon y “Thank you” de Zeppelin mis temas favoritos de la historia el disco llegó a lo más alto en la discografía del grupo hasta entonces, y “Beth” se convirtió en el primer single en llegar al Top Ten (el segundo sería “I was made for loving you” y el tercero “Forever”).

Creo que para empezar a escuchar a Kiss este es el disco indicado. Tiene TODO lo que Kiss como banda puede ofrecer. Temas trepidantes, himnos coreables, preguntas odiosas, bonitas baladas, orquestaciones ampulosas, gritos de juventud o rocas llenas de aristas cortantes, una auténtica montaña rusa de emociones y sentimientos volcados en un solo disco.

El cuarto disco de Kiss en estudio, tras el fenomenal “Alive” que cerraba su primer hat trick discográfico debía marcar época y a fe que lo consiguió.

Para empezar, el grupo se unió con Bob Ezrin que venía de cosechar un éxito masivo junto a Alice Cooper y su trilogía “School’s out”, “Billion dollar babies” y “Welcome to my nightmare”, había grabado “Berlin” de Lou Reed y aunque le faltaban tres años para la obra magna “The Wall”, era uno de los más reputados productores del momento. Para continuar, Ken Kelly, ilustró una portada que aunque en su versión original fuera censurada por la propia compañía discográfica, los edificios ardiendo tras el grupo eran demasiado violentos para una América que justo había acabado la guerra de Vietnam, a día de hoy y gracias a esta edición, podemos tener fe de ella, la conocida versión marrón del disco, en contra de la versión azul de época (Kelly creó la icónica portada de Rainbow: “Rising”, poco tiempo después, además de estar ligado a Manowar de por vida), para volver con Kiss en su “Love gun”. Y para acabar, lo más importante: las canciones, como ya comenté anteriormente.

El lavado de cara por parte de Ezrin, máxime artífice de esta
edición, hace que los temas brillen más, mejor que la primera remasterización de 1997, sobre todo la batería de Peter en temas como “King of the night time world” o “Do you love me?”, el coro de niños de Brooklyn en “Great expectations” y el bajo de Gene en “God of thunders” que junto a David y Josh, los niños que aparecen conversando en el tema, e hijos del propio Ezrin, sobresalen más que el disco de 1976. En “Beth se puede escuchar algo mejor el piano por encima de la Orquesta Filarmónica de Nueva York. Otro cambio destacable es en la inicial “Detroit Rock city” en los coros.

Este es el tema que abre el disco. O deberíamos decir que es “Rock and roll all nite”. Al fin y al cabo es el primer tema que suena por la radio del coche, el mismo que al final de la canción acaba chocando y dando paso a “King of the night time world”, dos temas en uno o un tema en dos partes, tanto da. Su vida es inseparable.

Es evidente que el grupo quería dar continuidad a su propuesta, utilizando uno de sus viejos temas para abrirlo, pero quería ir más allá en su sonido, ampliar su campo, llegar a más gente, obviamente la elección del productor fue para eso, y muchos de los temas grabados también, caso de “Do you love me?”, “Flaming youth” o la propia “King of the night time world”.

Por supuesto “God of thunder” es la canción del disco. Todo en ella es perfecto. Desde ese inicio con los hijos de Ezrin gritando, hasta la voz atronadora desde las cavernas de Gene, nada que ver con su sutil voz en “Great expectations”, el marcado ritmo de la canción casi como si de una marcha militar se tratase, y ese siniestro solo de guitarra, enloquecido, saturado, seguramente hace de éste, no sólo el mejor tema del disco, el más icónico, nadie olvida su interpretación en vivo después de asistir a uno de sus conciertos, si no el preferido por los fans. ¡Y eso que está escrito por Paul! Por suerte Ezrin metió mano en el tema, lo ralentizó, e hizo que lo cantara Gene. Años después los fans pudimos comprobar las razones de Bob al aconsejar al grupo dicho cambio. La versión cantada por Paul, aparecida en “The Box set” deja mucho que desear de la grabada por Gene.

Por supuesto la inclusión de “Great expectations” tras la tremenda “God of thunder” es queriendo. Para que la diferencia entre ambas fuera más palpable.

El tema comienza con un fraseo orquestal extraído directamente de La Sonata nº 8 en do menor, Op. 13 de Beethoven, aunque de esto en los créditos poco o nada se dice. Un tema clásico en toda la definición del término. El Coro de niños de Brooklyn está más alto que en la versión original.

Tanto “Flaming youth” como “Sweet pain” podrían pasar por dos temas del montón, pero ambos demostraron que la banda podría abrir su campo, intentando llegar más allá en cuanto a sus composiciones. Temas rockeros pero con cierto toque de comercialidad, ya cantase Paul o Gene, tanto da.

“Shout it out loud” es el típico tema de Kiss, marcado por la batería y los coros. Ideal para el directo, que en definitiva es donde una banda está en su hábitat natural, lejos del estudio, algo que es simplemente el trampolín para lanzarse a la carretera y de esto Kiss saben mucho.

De “Beth” poco más se puede decir. Fue tal su éxito, que si en un principio apareció como cara B de “Detroit Rock city” en julio de 1976, un mes después y por el insistente requerimiento del público en las radios, tuvo que aparecer como cara A, relegando a “Detroit Rock city” a la cara B. Y eso que la banda no quería en un principio incluirla en el disco. Por suerte Bill Aucoin, manager del grupo insistió para que entrase en él. El tema refleja lo que la mujer de Peter, quien escribió el tema mucho antes de pertenecer a Kiss, Lydia Di Leonardo, sentía cuando su marido salía de gira con el grupo. Aunque también aparecen los sentimientos de la mujer de Mike Brand, guitarrista de la vieja banda de Criss, Chelsea.

“Do you love me?” retoma los temas básicos para ser cantados como anteriormente dijimos que era “Shout it out loud”. En este caso Paul aunque parezca mentira busca el amor entre la infinidad de groupies que seguramente llenaban sus camerinos en aquella época, algo que aún a día de hoy sigue pasando en el mundo de la música, y las bandas siguen escribiendo sobre ello. Como muestra el tema de Hardcore Superstar “Gueslist”

Diferencias básicas entre éste y la versión original de 1976 creo encontrarlas tan solo en las famosas campanas que acompañan al tema. Por supuesto suena mejor, más claro, incluso podría decir que la tecnología consiguió, aunque parezca extraño, hacer que el disco al completo suene más orgánico, este Producer’s cut, creo que está menos sobre producido y dota al disco de una calidez que no tenía la edición original.

Antes de la versión de “Sweet pain” con la guitarra de Rick Wagner en el solo, encontramos un tema bajo el nombre de “Rock and roll party” que no deja de ser el coro de Niños de Brooklyn cantando el estribillo de “Great expectations”. Cuanto menos sorprendente.

En definitiva, si los tres primeros discos de la banda se tornaron como los cimientos del grupo, podemos admitir sin temor a ruborizarnos, que los tres siguientes resultarían ser los pilares básicos en los que el grupo sustentaría su carrera, algo perdida entre mediados y finales de los ochenta con discos como “Animalize”, “Asylum” o “Hot in the shade” que aunque contenían algunas buenas canciones, en su conjunto dejaban mucho quue desear y más conociendo la carrera hasta ese día del grupo.

Por suerte, a día de hoy, parece que la volvieron a encauzar, el primer paso fue el genial “Revenge”, y siguen ofreciendo discos a la altura del mito. Eso esperamos de “Monster” a editarse en breve.

Pero mientras tanto, podemos disfrutar, saborear, recrearnos, y entender la grandeza de unos tíos que salen al escenario con la cara maquillada, ofrecen el mejor espectáculo del mundo y se auto proclaman “La banda más caliente del planeta”. Por algo será.

Me hubiera gustado ponerle un nueve alto, rozando el diez, pero es imposible insertar esa nota en la web, así que le dejé un nueve pelado. Seguro que hay quien dice que se merece un diez, y no lo dudo, seguro que hay quien opina que se merece un cuatro, pero como decía mi viejo profesor de Bellas Artes, la perfección no existe, siempre en cada una de las obras realizadas, se podría ir un poco más allá. Por eso, NUNCA pongo dieces en mis críticas.

Larga vida a Kiss.

Track list:

01. Detroit Rock city
02. King of the night time world
03. God of thunder
04. Great expectations
05. Flaming youth
06. Sweet pain
07. Shout it out loud
08. Beth
09. Do you love me?
10. Rock and roll party
11. Sweet pain (Original guitar solo)

Line up:

- Paul Stanley: voz y guitarra
- Ace Frehley: guitarra
- Gene Simmons: bajo y voz
- Peter Criss: batería y voz

2 comentarios

#1

Rhapsody27

hace 6 años

Este es el grupo de rock por excelencia que más tajo le saca al rizado del rizo. Por lo demás...¿Que hay de nuevo, viejo?

Valorar
Responder
Karma:  0
#2

vendre free

hace 6 años

I will really like to manufacture a blogging site though.. I not really know which kind of information sites get the most customers? Types of information sites do you ocean? My partner and i primarily ocean picture information sites in addition to design information sites. Simply obtaining a study here thank you! vendre free https://www.facebook.com/vendrefree

Valorar
Responder
Karma:  0

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Agenda

H.E.A.T. + ONE DESIRE + SHIRAZ

07-12-2019, Barcelona (Sala Razzmatazz 2)

SKINDRED

14-12-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

Ver Más »