V.V.A.A

Randy Rhoads remembered volume 1

8/10

Tish Rock Records

★★★★☆
Salva G.
hace 4 años
Personalmente, soy un enamorado de este tipo de discos, no de aquellos en los que un montón de estrellas unen fuerzas en una causa común, que también, si no más de los discos tributo, así, alto y claro. Sí, adoro cuando una estrella, o varias en este tipo de casos, rinde tributo a otra estrella, eso señores se llama respeto, a lo que yo añado admiración y cariño, y más en el disco que cayó en mis manos (previo pago del mismo, claro, no como si fuera Maná)

Vale, muchos dirán, sobre todo parte de culpa de ello la tiene Tracii Guns, que muchos lo hacen por dinero, y sí, ¿acaso no hay que comer? no es reprochable aparecer en este tipo de discos, aunque lo único que busques sea el vil metal (y no me refiero al Heavy) si haces tu trabajo. Y debo admitir que tras su escucha, todos y cada uno de los involucrados realizan un trabajo excelente.

Seguro que más de uno no estará de acuerdo con mis palabras, y piensen que esto es un saca cuartos, y sí, lo es, lo hicieron para sacar cuartos, y lo que vendrá (están preparando una gira por Estados Unidos), pero también lo hicieron para recordar, homenajear y rendir un sentido tributo a uno de los mejores guitarristas del mundo del rock que jamás existió: Mr. Randy Rhoads, quien murió en un fatídico accidente de aviación el 19 de marzo de 1982. Y eso es lo que cuenta.

Otra cosa es que la calidad del mismo sea deficiente, que lo es, aunque al menos no en cuanto a su contenido musical en sí, sino más bien en los pequeños detalles: el listado de temas es erróneo, los nombres de los participantes están mal escritos en varios casos y personalmente encuentro, por el precio que costó, el envoltorio algo pobre, un escaso digipack sencillo con un inserto muy deficiente no es suficiente para lo grande que fue Randy.

Pero por suerte lo que nos interesa al fin y al cabo es la música que contiene, y eso señores son palabras mayores. Nadie duda que los dos primeros discos de Ozzy son CLÁSICOS, así, en mayúsculas, y parte de la culpa es del pequeño gran Randy, canciones como Mr. Crowley, Suicide solution, Flying high again, I dont know, Crazy train o No bone movies serán recordadas durante toda nuestra existencia y resultan un excelente ejemplo a la hora de escribir un tema, y en Randy Rhoads remembered volumen 1 aparecen un buen puñado de ellas, para uso y disfrute del personal.

Como no podía ser de otra manera, abre el disco la voz de Sebastian Bach, asiduo en estos casos, junto a la base rítmica de Brian Tichy y James Lomenzo, el primero además de ex Whitesnake, S.U.N, Lynch Mob, Sweet & Lynch o Foreigner, es el creador del tributo, el segundo ex Black Label Society, Megadeth, David Lee Roth, Sweet & Lynch o White Lion, y juntos formaron el apoyo que necesitó Zakk Wylde para grabar esa obra maestra llamada Pride & Glory, y la guitarra de Brent Woods alzan la bandera con S.A.T.O.

Atención al trabajo tras los parches de Tichy en este tema, aunque para ser sinceros, todo su trabajo en el disco es de matrícula de honor. Sí, él solito se mete entre pecho y espalda todos los temas a excepción de uno, bueno, en realidad tres, ya que ni en Dee toca, ni en el tema de Kelle Rhoads lo hace tampoco, y para colmo su sustituto en dichas tareas, Ray Luzier (Korn, David Lee Roth) lo hace si cabe mejor que él, y eso que admiro y mucho a Tichy, pero es que Ray sigue aporreando su kit como lo hacía en el disco de KXM, el proyecto junto a Lynch y Pinnick, empujando al tema desde su inicio y jugando con sus ritmos sin mantener un patrón exclusivo.

Sí, No bone movies resalta entre todos los temas del disco, tanto por el trabajo de Ray tras los parches como por la calidad de Tichy en la guitarra y el bajo y la potente voz de Chas West (Bonham, ynch Mob), aunque al final del tema los coros queden algo deslucidos.

Sorprende gratamente también Steal away (the night), donde la voz de Whit Crane (Ugly Kid Joe) se asemeja por momentos a la de Seb Bach, y el trabajo del Megadeth Dave Ellefson en el bajo, muy presente durante todo el tema.

Robert Mason (ex Lynch Mob, Cry of Love, Big Cock y actual Warrant) deja su impronta en Flying high again, junto a la guitarra de Kiko Loureiro (Angra) atención a ese final de tema con un Kiko desbordado y el bajo de Phil Soussan (Ozzy Osbourne, Billy Idol, Vince Neil)

Stephen LeBlanc (Jason Bonham Led Zep Experience) es el encargado de la famosa intro de Mr. Crowley, y sinceramente, calca tanto la de Don Airey original que incluso diría que es la original cortada y pegada. Pero dudas aparte destacar la voz de Michael Devin (Whitesnake) en dicho tema. Un poco más grave que la del resto de cantantes, pero igual de eficiente en su cometido.

Unos temas más adelante Devin vuelve a ponerse tras el micrófono, concretamente en el clásico Suicide solution, pero esta vez la sorpresa no es su voz, sino la guitarra de Rowan Robertson, aquel jovencito que sorprendió al mundo en 1990 cuando se unió a la banda de Dio con tan solo dieciocho años y editó su Lock up the wolves (¿alguien recuerda su trabajo junto a Oni Logan?), que despunta durante todo el tema, siendo evidente en el solo final que incluye un pequeño tributo al mismísimo Tommy Aldridge, apropiándose de la versión en vivo del tema, la que todos conocemos gracias al disco en vio de Ozzy Tribute, que contenía en su inicio el final del solo de batería y en su final el solo de Randy.

Iron Children es un pequeño tributo a la forma en que Randy interpretaba en vivo sos dos clásicos de la época de Ozzy junto a Black Sabbath, ensamblados uno tras otro, primero Iron man, después Children of the grave, y debo admitir que el trabajo de Tracii Guns es perfecto, calcando los links de Randy en todo momento. Devin está de nuevo ante el micrófono y Soussan en el bajo, martilleante durante todo el tema. Destacaré el grito de Devin, primero hacia un público inexistente: dejarme ver vuestros mecheros encendidos, y después hacia el propio Guns animándole con un Tracii Guns on guitar, clap your fucking hands! Justo en el instante en que se funden los dos temas. Atención a la batería de Tichy en la segunda parte del mismo.

Godbye to romance se inicia con la guitarra de Alex Skolnick (Alex Skolnick Trio, Testament) y la réplica de la Doble O la da Dewey Bragg (Kill Devil Hill) imprimiendo sentimiento a una bonita canción musicalmente hablando, puesto que líricamente cuenta la pesadumbre de Ozzy tras la marcha de Black Sabbath. Destacar el solo y la coda final de Skolnick llenos de sentimiento. Lástima de ese fade out.

Tras la calma que representa dicho tema y la introducción aflamencada por parte de Mike Orlando (Adrenaline Mob) del tema Diary of a Madman, éste, el tema, explota en todo su esplendor con un Seb Bach en estado de gracia. Tichy y Soussan mantienen el pulso tenso durante todo el tema, explayándose tan solo en los coros des mismo.

Los tres últimos temas del álbum sean probablemente los más emotivos de todos.

El primero: Winding Rhoads, el tema inédito del disco. El auténtico tributo al gran Randy por parte de Brian Tichy y sus amigos en la letra de dicho tema, toda una oda a Rhoads. Escrito entre Tichy, Soussan y Sutton hace que se nos salten las lágrimas tras su escucha. Destacar que aquí, todos los guitarristas del disco, muy al estilo Los Suaves en La noche se muere o aquella infinita sucesión de solos que aparecieron en Stars, el tema inédito del proyecto Hear n Aid, interpretan cada uno de ellos un solo, uniéndose en un extenso, emotivo e infinito solo, o como comentaba el propi Tichy en un blitz guitarrero final único que no has oído desde Freebird (vale, lo perdonamos, seguro que no conoce el tema de Los Suaves, aunque lo de Dio ya es otro cantar imperdonable)

El segundo: Dee. Aquel pequeño ejercicio con la guitarra de Randy dedicado a su madre Dolores se convierte aquí en el canto del cisne de todos los guitarristas. Vuelven a aparecer nuevamente todos juntos pero esta vez tocando al unísono.

Y el tercero: Our lady of mercy, un sentido tributo a Randy esta vez de la mano de su hermano Kelle que interpreta al piano un una pieza instrumental escrita por él recordando a su fallecido hermano.

Resumiendo, nadie duda de la calidad de Randy, ni lo que éste representó, primero para Ozzy, le sacó de un pozo sin fondo del que probablemente se hubiera quedado de no ser por él, segundo, para la música en general y para el género en particular, y tercero, para todos aquellos que disfrutamos de la música, y Randy Rhoads remembered volumen 1 es todo un disfrute para nuestros oidos, mientras esperamos la edición de Inmortal Randy Rhoads the ultimate tribute y por supuesto las sucesivas partes que Tichy quiera sacarse de la manga del chaleco (ojalá grabe también temas de la época en Quiet Riot), aquí tenemos casi ochenta minutos de lo mejor de Randy musicalmente hablando.

Ahora solo falta que Tichy me firme el disco cuando venga a mi ciudad abriendo con su grupo para la banda más caliente del planeta.

Track list:

01. S.A.T.O.
02. Flying high again
03. Mr. Crowley
04. No bone movies
05. Suicide solution
06. Steal away the night
07. Iron Children
08. I don’t know
09. Goodbye to romance
10. Diary of a madman
11. Widing Rhoads
12. Dee guitar orchestra
13. Our lady of mercy

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Agenda

SACRED REICH + NIGHT DEMON

21-11-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

POETS OF THE FALL

28-11-2019, Barcelona (Sala Salamandra)

H.E.A.T. + ONE DESIRE + SHIRAZ

07-12-2019, Barcelona (Sala Razzmatazz 2)

Ver Más »