Lynch Mob

Sun red sun

7/10

Rat Pack Records

★★★☆☆
Salva G.
hace 3 años
George Lynch no para. Cuando aún estábamos digiriendo su disco junto a KXM, Mr. Scary graba un nuevo álbum junto a Lynch Mob, para meses después, literalmente, unir sus fuerzas a Michael Sweet (Stryper) y grabar otro disco bajo el apelativo de Sweet & Lynch (en breve nuestra reseña) así que los fans de su música estamos de enhorabuena por el culo inquieto de este hombre (ahora nos falta The Infidels, su nuevo proyecto) y no podemos quejarnos. ¿O sí?

Ahí está la cuestión. ¿Quién mucho abarca poco aprieta?

Vayamos por partes.

Nuevamente Lynch ofrece un E.P., un álbum con siete temas (en mi época de juventud siete u ocho canciones ya hacían un disco, jamás se le llamó Extended Play a no ser que tuviera cuatro temas) que se refuerza con cuatro bonus tracks remasterizados (temas que ya aparecían en su último E.P. de estudio Soul mountain sessions) que le llevan hasta un álbum en toda regla. Así que nos lo tomaremos como un nuevo disco de Lynch Mob con Oni Logan al frente.

Como trabajo es infinitamente mejor que los últimos títulos que publicó el músico bajo el apelativo de Lynch Mob, el E.P. acústico no hacía justicia, las sesiones de la montaña del soul fueron insuficientes, Smoke and mirrors solo representó la vuelta de Logan al seno del grupo y tal vez musicalmente resultase demasiado Heavy, Revolution no consiguió hacer honor a su título, ni su traspaso al directo ni el álbum de estudio, la manía de este hombre en regrabar clásicos de su antigua banda es enfermiza, algo que también hizo en T&N; Smoke this fue demasiado arriesgado para el fan Hard, así que a este paso llegamos a su Syzygy de 1998, que representó la primera vuelta de Logan a la banda, desplazando a Robert Mason que grabó el segundo y homónimo disco del grupo, para encontrar algo decente, y para colmo Syzygy también resultó ser un E.P. de cuatro temas, total, que desde la primera e icónica obra de la banda, aquel lejano Wicked sensation, Lynch Mob no ofrecía un disco de calidad contrastada.

De su obra en solitario no quiero ni hablar. Obras como la inolvidable Orchestral mayhem, o la cantidad de discos de versiones que tiene en su haber, Furious George, Will play for food o Scorpions tales, hacen que no podamos tomárnosla en serio, salvo su primera y magna obra Sacred Groove.

En total veinticuatro años.

Pero la espera mereció la pena.

No esperéis velocidad en las composiciones, esta vez el bueno de George imprimió más intensidad y emoción que rapidez y digitación.

El álbum lo abre Believers of the day, tema que a la postre se convierte en el más energético del disco (descontando los cuatro bonus).

Creo que la grandeza de este disco reside en el eclecticismo musical de George en las composiciones. Sí, todo es Hard Rock, pero en unas ocasiones el blues se acerca al sonido y en otras el sonido de guitarra se expande más allá del Metal, en Play the game suena como si el espíritu de Santana se hubiera apoderado de los dedos mágicos de Lynch.

En Erotika, segundo tema del disco, el trabajo de Scott Coogan (Brides of Destruction, Ace Frehley) en la batería es admirable, recordando por momentos al trabajo de Ray Luzier (DLR, Korn) en KXM con esos sonidos casi tribales que extrae de su kit, el gran Bonham viene a nuestra mente mientras escuchamos dicho tema y más concretamente Four sticks.

Burnin sky es el tema más blues del disco, no en vano resulta ser una versión del supergrupo Bad Company editada en el disco de mismo nombre el año en que el Punk nació en U.K.

Black waters es un ejercicio a la guitarra de George, más cercano a Baluchitherium de Van Halen que a su clásico Mr. Scary. No sorprende por su velocidad, sí por su virtuosismo y sus vibraciones positivas, amén de ser una experimentación sonora por parte de George en toda regla.

Subliminal dream tiene actitud rockera, con un riff claro desde su inicio y con el estribillo más marcado de todo el disco, además de contener el solo más lynchniano del mismo.

El tema que da título al álbum, Sun red sun, es todo un sentido homenaje al gran Ray Gillen (Rondinelli, Badlands, Black Sabbath, Sun Red Sun) El malogrado cantante había puesto su voz en el primer disco de George en solitario y aquí el músico quiso rendirle un homenaje en toda regla. Es el tema más emotivo y tranquilo del disco, donde escuchamos no solo las guitarras acústicas de George sino el trabajo con el teclado de Donnie Dickman (KXM) y los bonitos coros de Crystal Clulee. El bueno de Gillen estaría orgulloso, y sin duda ese cálido sonido no desentonaría en alguno de aquellos discos de Badlands.

Los cuatro bonus tracks suenan más enérgicos que cualquiera de los anteriormente citados, y en ellos George muestra su lado más duro, pero tampoco llega a cotas muy altas. Sigue facturando un Hard Rock con matices Blues por parte de la voz de Logan.

Sinceramente encuentro más reconocible la guitarra de Lynch en estos últimos cuatro cortes que en el resto del disco. Slow drag con su fade out en pleno solo de guitarra dice mucho a su favor.

Sucker cierra el disco, que no Sucka como en Soul mountain sessions E.P. de 2012 con un Lynch desbocado, tanto en los riffs que montan el tema como en el solo de guitarra. Un buen cierre para un mejor comienzo.

Sí, Sun red sun, el onceavo disco de Lynch Mob es lo mejor que grabó la banda en mucho tiempo, aunque muchos esperábamos más, nos damos con el canto en los dientes teniendo por fin un álbum completo en nuestro poder. Todo suena a George Lynch en algún momento, Logan sigue ofreciendo una actuación vocal más centrada en el sentimiento y el Blues que en la fuerza o el poder (para eso está Michael Sweet) y Robbie Crane al bajo y Scott Coogan a la batería secundan tan bien a los protagonistas como lo hacen Lomenzo y Tichy en Sweet & Lynch.

La verdad es que si alguien quiere entrar en Lynch Mob en el siglo XXI éste es un buen inicio y aunque no entenderá la razón de la fama de George con él, sí que obtendrá unas buenas y eclécticas composiciones musicales a caballo entre el Hrad Rock y el Blues.

Disfrutable de principio a fin, pero sin duda mejorable. Hay que apretar más y abarcar menos.

Track list:

01. Believers of the day
02. Erotika
03. Burnin sky
04. Black waters
05. Play the game
06. Subliminal dream
07. Sun red sun
08. Slow drag [remastered bonus track]
09. World of chance [remastered bonus track]
10. City of freedom [remastered bonus track]
11. Sucker [remastered bonus track]

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Agenda

GODSMACK + LIKE A STORM

16-11-2018, Barcelona (Sala Razzmatazz 2)

DIAMOND HEAD

16-11-2018, Vitoria (Sala Urban Rock Concept)

ANKHARA

16-11-2018, Valladolid (Sala Porta Caeli)

KOMA

16-11-2018, Madrid (Sala Mon Live)

ANKHARA

17-11-2018, Vigo (Sala Transylvania)

SLAYER + LAMB OF GOD + ANTHRAX + OBITUARY

17-11-2018, Madrid (Palacio Vistalegre)

KOMA

17-11-2018, Madrid (Sala Mon Live)

DIAMOND HEAD

17-11-2018, Oviedo (Sala Sir Laurens)

Ver Más »