Shoah

Beyond Madness

8/10

Autoeditado

★★★★☆
Colaboración
hace 3 años

A mediados del siglo XX el hombre tuvo la oportunidad de aniquilar toda la vida en el planeta. Era militarmente posible, y las condiciones estaban puestas para ello. El 9 de julio de 1955 Bertrand Russel, apoyado por Albert Einstein, firmó su manifiesto anti-nuclear en donde alertaba seriamente a los gobiernos mundiales sobre los peligros de la guerra total. El manifiesto dice: 

Se asegura con excelente autoridad que puede fabricarse hoy una bomba que sería 2.500 veces más potente que la que destruyó Hiroshima. Tal bomba, si explotara cerca de la superficie o bajo el agua, enviaría partículas radiactivas a la capa superior del aire. Descenderían gradualmente e irían llegando a la superficie de la tierra como mortífero polvo o lluvia. Nadie conoce la amplitud con la que podrían esparcirse esas letales partículas radio-activas, pero las mejores autoridades son unánimes al decir que una guerra con bombas-H podría posiblemente señalar el final de la raza humana. Se teme que de utilizarse muchas bombas-H habría una muerte universal; inmediata sólo para una minoría, pero para la mayoría en lenta tortura de enfermedad y desintegración.

Con palabras de este manifiesto, Konstantin Lopushansky cierra su extraordinario filme Cartas de un hombre muerto (1987); un año antes, en Reino Unido, se estrena el film Cuando el viento sopla, con producción y musicalización por el finado David Bowie; de 1985 es el demoledor documental Shoah, de Claude Lanzmann; de 1968 es el filme de Alejandro Jodorowsky Fando y Lis, y son de 1954 los paisajes nucleares de Eugene Von Bruenchenhein; es de 1950 Crónicas marcianas de Ray Bradbury, y de 1954 El señor de las moscas de William Golding; todas estas obras fueron determinantes para el imaginario del holocausto nuclear, de la extinción humana. La música popular también fue sensible a estas tensiones. En 1987, en Alemania, se funda la mítica casa discográfica Nuclear Blast. Firma que tiene entre sus agremiados a Death, a Accept, a Malevolent Creation, etc; bandas que de éste o de aquél lado del charco entregaban materiales sobre el holocausto, la guerra total, la muerte total...

Shoah es una banda mexicana que también se alimenta de este imaginario. Por nombre ha tomado la palabra en hebreo para mentar la aniquilación. Con Omar León en la guitarra y vocales, Víctor Hernández en la guitarra, los primos Barajas, Bruno en la batería/bajo y Tony en el micro, conforman un cuarteto de sólido death metal que nos sitúa siempre en medio de un campo exterminado. Su primera larga duración (2015) está compuesta por diez tracks y despide un irremediable tufo a podrido. El metal ha sido desde el principio una música que vive al pie del desfiladero, toda su poética es una masacre y un reflejo de la parte más oscura del ser humano; Shoah entiende muy bien el género y estructura su material con una lógica correcta. Riffs de peso, blast beats, solos endemoniados y voces guturales las encontramos en su Beyond Madness…, pero también momentos melódicos y reflexivos.

Escuchándolos, me acordé de Muluc Pax, nuestra banda mexicana, y de Malevolent Creation: su potentísimo álbum Warkult (Nuclear Blast, 2004). Beyond Madness es un material rico, en donde encontramos piezas bien pensadas y con una lógica interna. Quiero decir que Shoah, en su primer entrega, ha dado un álbum de verdad, es decir un compacto, un compilado de buenas piezas que juntas crean un todo. El arte me parece notable, y las fotografías y el booklet y la maquila, de calidad. Un buen adicto al death mirará a Shoah y no echará en mal tener su disco. 

Como decía, Beyond Madness es extremo pero también tiene momentos de calma y reflexión. Estos momentos le dan un contexto y un color interesantes al disco. Creo que Shoah intenta poner un telón de fondo, una suerte de paisaje musical, a la parte extrema que queda en el medio, como habitando un mundo en sí. Esta parte imaginativa la encuentro en otra banda, Skinless, en su disco del 2006 Trample the weak, hurdle the dead. Este álbum, por cierto muy influenciado por Lopushansky, con sus samples y sus líricas encierra a la música dentro de un mundo, la dota de un contexto. Algo parecido hace Shoah con Beyond Madness: crea un protagonista, un personaje, y lo dota de visiones y de auras. De ahí su portada exacta. Y aunque no lo logra igual que sus camaradas de Nueva York, ya hay un intento por dotar a su material de algo más que death metal. Mucho más trabajo le resta a la banda, pero sin duda lo han de lograr. 

Sus ejecuciones, aunque no son siempre perfectas, sí son siempre potentes y con carácter. Esta personalidad hace que no pesen tanto los errores. Por tal, Beyond Madness es un álbum que se disfruta de cabo a rabo, y que augura una buena máquina de música extrema mexicana. La banda, además, cuenta con un demo: Desperate Souls (2012) y un EP: Putrid Requeims of Nausea (2013). Tienen una actividad intensa en diversos puntos de la república mexicana y han sido teloneros de bandas de talle internacional. Pendientes estemos, pues, de su trabajo.   
 

Eduardo Medina

0 comentarios

< No hay comentarios >

Escribe un comentario:

Debes con tu cuenta de usuario para poder escribir comentarios.

Últimas Noticias

Más noticias »

Vídeos

Más videos »

Agenda

AVANTASIA

24-04-2019, Bilbao (Sala Santana 27)

THE BLACK DAHLIA MURDER

25-04-2019, Villava - Pamplona (Sala Totem)

BATTLE BEAST + ARION

25-04-2019, Bilbao (Sala Santana)

SAINT VITUS + DOPELORD

25-04-2019, Barcelona (Sala Bóveda)

AVANTASIA

26-04-2019, Barcelona (Sala Razzmatazz)

SAINT VITUS + DOPELORD

26-04-2019, Madrid (Sala Copérnico)

AVANTASIA

27-04-2019, Madrid (Palacio Vistalegre)

THE BLACK DAHLIA MURDER

27-04-2019, Madrid (Sal Caracol)

Ver Más »